ÍndiceÍndice  PortalPortal  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  
Bienvenidos
¡Saludos y bienvenidos a Shnicky Novels! Siéntete libre de navegar y definitivamente te recomiendo que leas nuestras historias y veas si este lugar es uno que quizás disfrutes visitar de vez en cuando.
Últimos temas
» Chatters [Shnicky]
Keeping You EmptyAyer a las 11:05 am por shyni

» In-Flight Entertainment [Shnicky]
Keeping You EmptyMiér Abr 07, 2021 10:51 am por shyni

» Naughty Bunny [Shnicky]
Keeping You EmptyMar Abr 06, 2021 11:19 am por shyni

»  Only The Good Die Young [Shnicky]
Keeping You EmptyLun Abr 05, 2021 11:42 am por shyni

» Questions [Shnicky]
Keeping You EmptyLun Abr 05, 2021 10:57 am por shyni

» Say Goodbye [Shnicky]
Keeping You EmptyDom Abr 04, 2021 11:46 am por shyni

» The Date [Shnicky]
Keeping You EmptySáb Abr 03, 2021 11:10 am por shyni

» Where Do You Want Me To Start?
Keeping You EmptyVie Abr 02, 2021 11:02 am por shyni

» No seremos amigos nunca más
Keeping You EmptyMiér Mar 31, 2021 12:12 pm por shyni

Abril 2021
LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
CalendarioCalendario
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Comparte
 

 Keeping You

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
shyni
Admin
shyni



Keeping You Empty
MensajeTema: Keeping You   Keeping You EmptyMar Abr 16, 2019 11:53 am

Titulo: Keeping You (Conservándote)
Autor: Chooken
Emparejamiento: Nicky Byrne/Mark Feehily, Nicky Byrne/Kian Egan/Mark Feehily
Clasificación: Multipairing, poliamor.
Advertencias: Sexo explícito, trío.
Resumen: Mark y Nicky han estado juntos desde siempre, pero cuando Nicky se da cuenta de la forma en que Kian mira a Mark, empieza a pensar que tal vez haya lugar para uno más.
Volver arriba Ir abajo
shyni
Admin
shyni



Keeping You Empty
MensajeTema: Re: Keeping You   Keeping You EmptyMar Abr 16, 2019 11:54 am

Keeping You



Nicky, acostado, con las piernas entrelazadas con las sábanas y entre sí, honestamente no pensó que algo pudiera ser mejor que esto. El calor del vientre de Mark contra el suyo era embriagador, el suave aliento que bañaba su mejilla era algo entre calmante y excitante. Los dedos de Mark enredados con los suyos, las yemas de sus manos acariciando suavemente la forma suave y angular de la cadera de Nicky y haciéndole soltar un suave suspiro y acercarse más, una pierna moviéndose hacia adelante para enganchar a Mark más cerca de él.

Una sonrisa suave más tarde, y Mark se arrastró con la mano libre para acariciar con ternura la mejilla de Nicky, un beso susurrado que lo rozó momentos después y los hizo sonreír a los dos. Nicky se estiró bajo el peso de Mark con un gemido, sintiendo una nariz recta y labios llenos que se asomaban a su cuello, haciendo cosquillas.

"¿Podemos no movernos?" Mark murmuró, jalando a Nicky hacia él cuando su amante se asentó de nuevo. "Me gusta estar aquí".

"¿En serio?" Nicky respondió con indiferencia, bromeando. "¿Por qué es eso?"

"Porque eres cálido y suave y te amo." Mark murmuró, y Nicky miró hacia abajo para ver a su novio mirando desde debajo de las pestañas bajadas tímidamente, con el color floreciendo en lo alto de sus mejillas. Nicky se rió, pasando sus dedos por el cabello grueso y oscuro.

" Lo mismo digo". La sonrisa resultante fue suficiente para que el corazón de Nicky se estremeciera, y él sonrió de regreso, dándoles la vuelta, de modo que estaba en la cima. Apoyado sobre sus codos, miró hacia abajo, sus dedos acariciando las hebras oscuras que caían descuidadamente sobre la frente de Mark. Mark se rió, y el corazón de Nicky dio una pequeña voltereta hacia atrás.

"Mmm...." Suspiró, levantando sus labios hacia los de Mark para dar un lento y persistente beso que hizo que el calor se arremolinara en su vientre. "Anoche fue increíble." Respiró contra los labios de Mark, saboreando el retorcimiento complacido que tenía debajo de él. Unos besos lentos y suaves más tarde, y pudo sentir a Mark semiduro contra su muslo, su propia polla rozando deliciosamente contra el vientre de Mark. No pasó mucho tiempo hasta que las manos de Mark enmarcaron su cara, sosteniéndolo quieto mientras los besos se volvían lentos y burlones, una suave lengua chasqueando sus dientes, y unos labios suaves, suaves, cepillando su boca. "Siento que he estado montando a caballo."

"Lo siento". Mark murmuró entre beso y beso, sin lamentarse en absoluto. "No pude evitarlo. Te ves tan sexy. Esa chaqueta de cuero. Pantalones. Tu culo. Dios." Nicky tuvo que reírse. Alguien estaba en camino a ser ininteligible, y definitivamente no era él. No hasta que Mark hizo eso con su... oh... lengua, que siempre volvía loco a Nicky. Poniendo un discurso coherente rápidamente fuera del camino, forzó su boca sobre la de Mark en un beso ardiente que tenía un delicioso ruido retumbante en la garganta del chico moreno y vibrando a lo largo de su lengua, los dos comenzando a moverse juntos en un ritmo intenso y familiar que tenía a Nicky jadeando, con la cabeza levantada y echada hacia arriba y hacia atrás, en sólo unos segundos.

"Jesús".

Mark gimió en respuesta, sus manos agarrando el pelo de Nicky y tirando de él hacia abajo para darle un beso fuerte, las caderas moviéndose hacia arriba y la ingle atrapando a Nicky en un lento y caluroso meneo. Murmurando desesperadamente para sí mismo, Nicky cerró los ojos con fuerza, sintiendo que la mano de Mark se movía de su cabello para agarrar su cadera y fijar el ritmo, con los dedos cosquilleando deliciosamente a lo largo de su trasero.

"Oh Dios, Marky." Nicky susurró, sacudiéndose, tratando de concentrarse y respirar, el asalto a sus sentidos demasiado para hacer frente. Se mantuvo presionando, tratando de marcar el paso, pero sabiendo que no tenía absolutamente ningún control. Mark lo tenía fácilmente.

De repente, el mundo entero giró al revés, y Nicky gritó mientras se mareaba, todo nadando frente a sus ojos. Pero luego se detuvo de nuevo, y estaba de espaldas con un amante muy entusiasta y cachondo moliendo encima de él. La sensación de la polla de Mark contra su muslo fue suficiente para hacer que le ardiera la carne, un sudoroso rubor en su cara y saliendo en un gemido desesperado, y agarró los hombros de Mark, cabalgando las olas de placer.

"Mark..." Dio un grito ahogado, dando un fuerte respiro y jadeando al sentir cómo su dura y sensible carne se agarraba contra el pelo de la ingle de Mark. " Fóllame..."

Desbalanceado de nuevo, Nicky se dejó voltear sobre su vientre, con el pene duro raspando las sábanas debajo de él, la humedad que se extendía sólo aumentaba la fricción. Mark le chupó el cuello, tirando de él hasta las rodillas, y eso le distrajo lo suficiente como para que apenas se diera cuenta de que los dedos seguían su abertura hasta que uno de ellos le dio un profundo empujón y le arrancó un chillido corto y dolorido.

Todo se quedó quieto, y Nicky colgó la cabeza, el sudor goteando en sus ojos, los labios contra su cuello alejándose con un suave sonido de succión.

" ¿Estás bien?" Mark respiró contra su cuello, su voz temblando un poco con la necesidad. Nicky cerró los ojos, tratando de respirar, y asintió lentamente cuando la incomodidad disminuyó. Mordiéndose los labios, saboreó la sensación del dedo que se clavaba dentro de él, haciendo que sus ojos ardieran de calor cuando un segundo se unió a él rápidamente, y luego un tercero. Para cuando Mark los quitó, Nicky no estaba lo suficientemente estirado, pero eso no era algo que se comunicaba bien con su cerebro, no cuando la cabeza redondeada de la polla de Mark le dio un codazo en la entrada, las sábanas se apretaron con los dedos de Nicky y el calor puro le retorcía la ingle.

Una mano cubrió la suya, y asintió a la pregunta con los lentos y apretados dedos. La lenta quemadura de la polla de Mark que le empujaba momentos más tarde estaba más allá del placer y el dolor. Era pura intensidad, sus ojos apretando fuertemente mientras sus jadeos superficiales sacudían su delgado cuerpo, el calor de Mark rodeándole por todos lados y haciéndole gemir ante los frenéticos sonidos que brotaban de la boca apretada contra su garganta.

"Ni....nggg." Los tonos temblorosos y aterciopelados se transformaron en un gemido de necesidad cuando Nicky se movió, todo el cuerpo de Mark sacudiéndose detrás de él. Fuertes jadeos bañaron su garganta, así que Nicky se echó hacia atrás, el suave grito que le hacía sonreír para sí mismo, y el dolor que había olvidado hacía tiempo. Ahora todo lo que quería era que Mark...

"Muévete". Frunció el ceño, enterrando su cara en manos que apretaban lentamente, presionando su trasero hacia atrás y sintiendo el brazo de Mark alrededor de su cintura. "Por favor... muévete..."

Un largo y tembloroso aliento después, hecho por Mark, cepillando la próstata de Nicky casi inmediatamente y haciendo que el hombre más pequeño gritara sorprendido y extasiado, y el suave empujón rozando cada nervio y encendiéndolo. El grito fue repetido por Mark, quien comenzó a moverse más rápido, follando con fuerza, el largo y grueso gallo que golpeaba el cuerpo de Nicky, y su amor se hacía más fuerte e intenso con cada golpe.

Oblivion, pensó Nicky mientras su polla estaba en el puño, iba a ser divertido.



*

Riendo, Nicky se dejó envolver en brazos fuertes, besos suaves y húmedos que salpicaban su cara mientras era presionado contra la pared más cercana, los azulejos fríos que le picaban la espalda desnuda. Salió corriendo del abrazo y corrió hacia el lavabo, buscando a tientas su cepillo de dientes y sólo la mitad ignorando el hecho de que Mark fue presionado de nuevo contra su espalda. ¿Dónde estaba la maldita pasta de dientes...?

La risa suave detrás de él lo hizo girar, y se encontró con probablemente la sonrisa más culpable que había visto en su vida. Cruzó los brazos y se apoyó contra el lavabo, levantando una ceja.

"¿Dónde está la pasta de dientes?"

Mark dio un paso atrás, con los brazos aún entrelazados a la espalda. "No lo sé."

"De verdad."

"Por supuesto. Honestamente, Nicky, ¿por qué robaría la pasta de dientes?"

"¿Para molestarme?" Mark se encogió de hombros, la sonrisa aún fija en su cara. "Extiende las manos". Mark se movió, mordiéndose el labio, sus brazos moviéndose ligeramente por detrás de su espalda. Luego sacó las dos manos. Vacío. Nicky levantó la otra ceja. "¿Mark?"

"¿Sí?"

"¿Pusiste la pasta de dientes en tus calzoncillos?"

"...no."

"Uh huh...." Nicky se acercó, los brazos bajando lentamente por los costados, las manos abiertas, tensas y listas. La sonrisa de Mark se volvió cautelosa y, cuando Nicky estaba a punto de saltar, salió corriendo.

"¡No!" Nicky gritó, tratando de lanzarse sobre la espalda de Mark y fallando miserablemente cuando el chico más grande saltó a la cama, la pasta de dientes moviéndose alegremente contra el elástico rojo. "Mark..."

"¿Sí?" Mark rebotó, los resortes chirriando fuerte bajo los pies, y Nicky se quedó mirando, con los brazos cruzados otra vez.

"¿Vamos a tener que sedarte?"

"Sí."

"¿Vas a bajar?"

Mark empezó a rebotar más alto, con la cabeza lo suficientemente cerca del techo como para hacer que Nicky se estremeciera.

"No."

"¿Vas a darme la pasta de dientes?"

"No."

"Correcto". Nicky estaba muy orgulloso del golpe que siguió, y el `ooph' que Mark hizo cuando golpeó la cama fue absolutamente adorable. Agarrando la pasta de dientes y tirando de los calzoncillos hasta la mitad del proceso, Nicky le dio un beso en el trasero medio expuesto de su novio, sintiendo la feliz sacudida del cuerpo hiperactivo que tenía debajo de él.

"Así que." Minutos después, el sabor de la pasta de dientes crujiente en su boca, Nicky sonrió por encima de su hombro para encontrar a Mark de pie en la entrada, con aspecto expectante. "¿Adónde vamos hoy?"

"No sé". Nicky se encogió de hombros, escupió en el fregadero y presionó la boca contra el grifo para enjuagarla. "¿Adónde quieres ir?"

"No sé". Mark se encogió de hombros hacia atrás, desapareciendo en el dormitorio. Limpiándose la boca con el dorso de la mano, Nicky lo siguió y encontró a Mark acostado en la cama, mirando perezosamente al techo. Dándose la vuelta para tirar de un par de vaqueros, saltó cuando Mark se moldeó a sí mismo a la espalda, el pecho peludo haciéndole cosquillas.

"¿Te estás vistiendo...?" El murmullo seductor hizo saltar la polla de Nicky. "Me gustas desnudo, lo sabes".

Nicky resopló, abrochándose y volviéndose para envolver a Mark en un abrazo suelto, los dedos acariciando su suave y sedosa espalda. "Vamos a salir. Es un día precioso. Vamos a almorzar con los muchachos o algo así".

"¿Qué pasó con el sexo?"

Nicky se retiró. "Tú. Cuatro veces desde ayer por la tarde. No tengo tanta energía". Nicky frunció los labios, pensando. Momentos después, se iluminó. "Te prometo que puedes tener una mamada tan pronto como volvamos."

"Trato hecho". Nicky extendió una mano para ser estrechada, disfrutando del agarre firme y fresco y de la sonrisa tonta en la cara de Mark.

"¿Por qué estás tan hiperactivo hoy?"

"Porque estoy asquerosamente bien follado." Mark respondió alegremente, tirando rápidamente de un suéter y pantalones holgados. Después de unos quince segundos de cazar sus zapatos, Nicky se apiadó y los sacó de debajo de la cama, lanzándoselos al hombre más joven. "Gracias. Iré a llamar a los muchachos. Tardarás horas en arreglarte el pelo, así que mejor me mantengo ocupado". Nicky le tiró un calcetín sucio y apestoso, y Mark lo esquivó con facilidad. "Nos vemos en unas horas". Nicky tiró el otro, sonriendo mientras Mark corría, riendo, desde la habitación.

 

*



"Dios, te ves follado". Nicky murmuró por el rabillo de su boca, haciendo que el chico más alto se riera en voz baja. Una mano se posó en su espalda por un segundo, con el meñique rozando la carne sensible entre su camiseta y sus vaqueros. Nicky estaba reconsiderando seriamente todo esto de salir.

"Tú también". Contestó Mark, sonriendo. "Apuesto a que estás deseando que nos hubiéramos quedado en casa ahora."

"Por supuesto que no." Nicky mintió, enderezándose y haciendo pucheros a propósito. Mark se rió.

"Te ves tan sexy." Mark murmuró, y el susurro aterciopelado hizo que Nicky quisiera saltar sobre él en medio de la calle Grafton. "Tus labios aún están hinchados, ¿lo sabías? Y tu pelo está todo desordenado como cuando he estado pasando mis dedos por él." Nicky se dio la vuelta para que Mark no lo viera cerrando los ojos. "Y..." Mark se rió suavemente. "Y no parece que estés caminando muy cómodamente."

"Cállate." Nicky gruñó, volviéndose hacia la calle lateral cercana. "O que Dios me ayude, te arrancaré la verga".

"No, no lo harás." Mark declaró con suficiente confianza como para que Nicky le diera un puñetazo, pero justo cuando estaba a punto de hacerlo, Mark se adelantó, gritando. "¡Kian!"

El chico rubio más pequeño se giró, sonriendo a ambos cuando Mark corrió y lo envolvió en un abrazo amistoso. "Hola." Se rió, saludando a Nicky por encima del hombro del chico más alto. "Tienes algunos frijoles dentro de ti hoy."

"Oh, Dios, lo sé. Quiero sedarlo". Contestó Nicky, mirando a un Mark sonriente. "Hola. Me disculparía por llegar tarde, pero parece que tú también".

"Mierda. Pensé en llegar al pub antes de que ustedes dos se dieran cuenta." Kian se encogió de hombros, señalando mientras entraban en el pequeño y acogedor pub. Shane ya estaba sentado, las piernas extendidas bajo la mesa, y todos le saludaron con abrazos y apretones de manos. Unos minutos más tarde, cada uno de ellos estaba sentado con una cerveza frente a ellos, y charlaban sobre cierto miembro de la tripulación que estaba tratando de acostarse con la esposa de otro. Nicky estaba felizmente involucrado en la conversación, contento con estar distraído de Mark por el momento, cuando sintió los suaves dedos correr por la costura interior de sus jeans. Deslumbrante, apartó la mano, golpeándola cuando se apretó contra su muslo.

"¡Mark! ¡Quítame las manos de encima, cabrón cachondo!"

Kian y Shane se rieron, Mark sonrojándose de un rojo brillante mientras se sentaba y cruzaba los brazos con fuerza, murmurando abatido para sí mismo. Nicky se acercó y se erizó el pelo, riendo.

"Lo siento amigo. Es culpa tuya". Mark miró con ira.

Suspirando, Nicky se volvió hacia su cerveza, tomando un largo sorbo. "¿Alguien quiere adoptarlo? Honestamente, me está volviendo loco." Mark lo empujó juguetonamente, el resplandor tenía un poco más de hoyuelo, un edificio centelleante en sus ojos. Nicky le devolvió el empujón. "Ah ah ah ah.... eso es asalto."

"Eso es asalto...." Mark se burló, volviéndole el pelo a Nicky y haciendo que el chico mayor gritara. " Idiota". Murmuró.

"Bastardo". Nicky devolvió el disparo, alisándose el pelo. Mirando hacia arriba para encontrar a Shane doblado con risas no era lo primero en su lista de "cosas por hacer", pero eso fue exactamente lo que pasó, y miró a su amigo con ira. "¿Qué?"

"¡Nada!" Shane levantó las manos para rendirse, una poco convincente fachada de seriedad que se retorcía en su boca. Junto a él, Mark fingió enfadarse. Frente a él, Kian.... miró con anhelo a Mark.

Oh.

Parpadeando, Nicky intentó por segunda vez leer la expresión de la cara del chico más pequeño. Parpadeó de nuevo. Sí, eso fue ansia, con un poco de tristeza, y tal vez un poco de hambre. Deseo, definitivamente. ¿Y... y... amor?

"Er... así que Kian." El chico más joven movió la cabeza, los ojos despejados, como si estuviera despertando de un sueño profundo, y Nicky tuvo que sonreírle, notando por primera vez la confusa y perdida mirada en sus ojos. Nunca lo había visto antes, nunca se molestó en mirar, aunque siempre había sido bastante obvio para los dos que Kian sentía algo por Mark. No sabía si Shane lo sabía, pero siempre se habían dado cuenta. Pero... bueno... nunca antes había parecido tan real, y Nicky sintió que su corazón se retorcía.



*

"Dios, estoy absolutamente agotado." Mark estaba bostezando cuando Nicky lo guió a través de la puerta principal, cerrándola con llave mientras el chico más joven se desplomaba en un montón en el sofá. Sentado a su lado, tiró de los pies de Mark hacia su regazo, frotándolos suavemente cuando Mark los pateó suavemente contra su muslo, prácticamente rogando.

"No puedo creer que finalmente hayamos conseguido agotarte." Nicky respondió, haciendo esa cosa al talón de Mark que siempre lo enviaba a un naufragio lloriqueo. Mark se estremeció, inclinándose contra el asiento. "Una noche temprana esta noche, creo." Se calmó, viendo como se cerraban los somnolientos ojos azules, la suave y redondeada cara presionando en un fuerte brazo. Nicky sonrió, extendiendo la mano para acariciar una mejilla rasurada. "Somnoliento".

"Mmm...." Mark bostezó, rizando sus brazos alrededor de su cara, pero manteniendo sus piernas extendidas para que Nicky pudiera continuar el masaje. "Estoy cansado."

"Lo sé, cariño." Nicky murmuró, soltando los pies de Mark y arrastrándose hacia arriba de modo que su espalda estaba presionada contra la parte delantera de Mark, con los brazos suavemente musculosos que venían a envolverlo, acurrucándolos juntos. Una pierna se enganchó alrededor de la suya y él se arrastró hacia atrás aún más, suspirando.

"Te amo, Nix."

"Yo también te amo". Nicky suspiró. Pero su mente estaba atrapada en otras cosas. Kian, por ejemplo. Había estado tratando de entender al chico más joven todo el día, observando la forma en que su mirada se fijaba en cada detalle del amante de Nicky, la forma en que su mano grande y cuadrada cepillaba la más suave de Mark cuando caminaban. Esa mirada melancólica en sus ojos. Nicky sabía que debía sentirse celoso, pero todo lo que podía sentir era lástima. Kian y Mark se conocían desde hacía mucho tiempo. ¿Hace cuánto que Kian se sentía así? ¿Sentía esto con fuerza?

"¿Marky?" Dijo finalmente, ronroneando cuando un cosquilloso beso le apretó el cuello. "¿Qué piensas de Kian?"

"¿Qué pasa con él?" Mark murmuró, su mano encontrando su camino bajo la camisa de Nicky y acariciando calurosamente su vientre. Estaba delicioso.

"Ehm... físicamente. ¿Qué te parece?"

Se encogió de hombros rápidamente, y el agarre en la cintura era más firme, las pestañas y el aliento caliente le tocaban el cuello. "Está bien". Mark contestó lentamente. "Ha sido mi mejor amigo desde siempre, así que pienso en él como en un hermano, pero en general? Sí, él es.... follable".

" ¿Podrías desearlo así?"

"...tal vez. Supongo que sí. ¿De qué se trata esto?"

"Creo que Kian está enamorado de ti." Nicky balbuceó, dándose la vuelta cuando todo el cuerpo de Mark se puso tenso. "Bueno, sabes que siempre le has gustado, pero hoy... había algo diferente, y creo... Creo que de verdad..."

"Er.... cierto." Mark interrumpió, las cejas se entrelazaron, los ojos azules claros se veían más desconcertados a cada segundo. "Pero aunque eso sea cierto, te amo. ¿Qué estás tratando de hacer? ¿"Llévame con mi mejor amigo"?

"¡No!" exclamó Nicky, agitando la cabeza tan fuerte que le dolió el cuello. "No, por supuesto que no, pero... podrías. Si tú quisieras. No estaría celoso o... no si fuera sólo una vez."

Las cejas de Mark se habían despegado unas de otras, y poco a poco estaban comenzando a ascender por su frente. Ahora estaban casi enterrados en su línea del pelo, sus anchos ojos azules se veían más amplios, con confusión y conmoción.

"¿Qué?"

"Sólo digo que si quisieras, podrías..."

"Sí, sé lo que dijiste". Mark sacudió la cabeza y la risa empezó a infectar su voz. "¡Nicky, te amo, por el amor de Dios! No voy a ir a ninguna parte, especialmente no sin ti. Y de todos modos, ¿no eras tú quien sentía algo por Kian en un momento dado?" Nicky se encogió de hombros minuciosamente, mirando hacia otro lado. "Sí. Exactamente. Nix.... No puedo negar que creo que Kian es guapo pero.... vamos. Si está tan enamorado de mí como dices, ¿no va a aplastarlo completamente que consiga lo que quiere una vez y nunca más? Nunca le haría eso". Nicky suspiró. Mark tenía razón. Dios, ¿por qué nunca había pensado en eso? "Y tú estás loco."

"¡No estoy loco! ¿Por qué estoy loco?" exclamó Nicky.

"Porque... eres tú." Mark se rió, acariciando la oreja de Nicky. "Honestamente, tonto imbécil. ¿A qué se debe esto? Pensé que estarías celoso".

"Yo... estoy un poco." Nicky admitió, escondiendo su cara en el cuello de Mark, y oliendo bien el olor embriagador y almizclado de Mark puro en el proceso. "Pero... Kian es como un hermano para mí y siento pena por él. Odiaría ser él y, bueno, sabes que siempre he sido un poco.... ya sabes... sobre él". Mark asintió con la cabeza, y Nicky levantó la vista, sonriendo torpemente. Nunca había sido un secreto que sentía algo por Kian, pero sabía que Mark estaba totalmente seguro de que siempre sería el primero, sin duda alguna. Amaba a Kian, pero Mark... eso era algo completamente diferente. Nicky nunca había sentido por nadie lo que él sentía por Mark. "No lo sé, Marky."

"Lo hago. Estás cansado y un poco raro". Mark se rió, tirando de Nicky hacia él aún más fuerte, apretando una sonrisa del chico mayor. "Creo que es hora de dormir, amigo."

"Sí, tal vez". Nicky bostezó, mirando el reloj mientras se estiraba. Casi la una. Mark tomó su mano y ambos se pusieron de pie con rígidos gemidos, Nicky siguió de buen grado el piso de arriba, las piernas comenzando a tambalearse un poco por el mero pensamiento de ir a la cama.

Acostado, envuelto en la calidez de su novio, Nicky dejó que su mente se concentrara en la conversación que habían compartido y en los eventos del día. Mark respiraba suavemente contra la nuca, y dejó que la suave corriente de aire lo calmara, estirándose en los brazos de Mark. Mark se pegó contra la nuca.

"Buenas noches, Nix. Te amo." Murmuró, un bostezo arrastrándose por su voz.

"Buenas noches, amor." Nicky le susurró, acariciando los brazos de su amante. "Yo también te amo, cariño".

No tardó mucho en dormirse, y cuando lo hizo, soñó que Kian y Mark estaban apoyados sobre su cuerpo, cada uno con sonrisas malvadas en sus rostros.



*

" ¿Papas fritas?"

Nicky tomó una sin decir palabra de la bolsa que Mark le ofreció, con sal en la lengua y el sabor granuloso de la papa medio enfriada pintando su garganta. Puso una cara, buscando otra.

" Están fríos".

Mark se encogió de hombros, poniendo el cálido papel de periódico en su regazo y apoyándose en el banco. "¿Importa eso?"

"En realidad no." Nicky agarró dos más, los usó para absorber un poco de sal y salsa, y luego se los metió en la boca. Le pasó la coca a Mark y se la devolvió después de que el joven bebiera un sorbo. "¿Siguen viniendo los muchachos esta noche?"

"Shane llamó antes. La hermana de Gill está en la ciudad y prometió cenar con ellos. No hay noticias de Ki, así que espero que siga dentro".

"Correcto". Nicky se inclinó hacia adelante, con los codos sobre las rodillas y mirando a las gaviotas flotando sobre las aguas grises que se escurren en la orilla. Fuertes dedos cayeron sobre su cuello y comenzaron a amasar, así que Nicky se quedó donde estaba, con una sonrisa contenta en su cara. Dios, ¿alguna vez el maldito amó a Mark?

Permanecieron en un silencio confortable como ese durante diez minutos, Mark se alejó y se recostó contra el asiento. Nicky lo oyó suspirar, y se dio la vuelta y lo encontró mirando hacia la distancia media, con la mirada pensativa.

"¿Marky?" Nicky intentó, tocando suavemente el antebrazo de su amante y sonriendo cuando Mark se levantó sorprendido, volviéndole una sonrisa incómoda después de un momento. "¿Qué pasa?"

"Sólo pensando". Mark se detuvo, y Nicky lo observó pensar por un rato, capaz de ver los engranajes girando en su cerebro. "No lo sé, Nix."

"¿Qué es lo que no sabes, cariño?"

"Sobre Kian. Él... Quiero decir... Siempre pensé que era un poco..." Mark suspiró. "No creí que fuera tan malo como dijiste." Se rió. "¡No puedo creer que estuvieras tratando de venderme a él!"

"Bueno." Nicky se encogió de hombros. "Ya sabes."

"Sí." Después de poner cuidadosamente las papas fritas y la coca en el césped a su lado, Mark se inclinó y lo envolvió en un fuerte y reconfortante abrazo. "Fue un gesto encantador. Raro, pero encantador". Poniendo su cabeza sobre el hombro de Mark, Nicky sonrió, cavando más adentro del abrazo, su cara descansaba en el cuello de Mark. "Fue realmente dulce, Nix." Un suave beso rozó el cabello de Nicky, distrayéndolo del calor que se elevaba a sus mejillas. "Y ya sabes, no es como si Kian fuera completamente inconcebible. Quiero decir, si no fuera por ti y por mí, entonces..."

"¿De verdad?" preguntó Nicky sorprendido, dándole un beso al pulso en el cuello de Mark.

"Bueno.... claro. Pero obviamente te tengo a ti y no quiero... quiero eso".

"¿En absoluto? ¿Incluso si lo apoyara completamente? ¿Ni siquiera si yo estuviera involucrado? si estuviera mirando?"

Un escalofrío subió por la columna vertebral de Mark y Nicky se rió, subió al regazo de Mark y envolvió sus brazos alrededor del cuello de su amante.

"¡Por qué Feehily, creo que hemos encontrado una curva!"

"Cállate." Mark se rió, apretando un beso juguetón en los labios del rubio. "De todos modos, ¿por qué tengo la sensación de que a ti también te gustaría esa idea? ¿Exactamente desde cuándo te gusta Kian?"

"Más de lo que tú lo has hecho." Nicky admitió, tirando suavemente del pelo de Mark. "Pero eso no te impide ser un asqueroso cabrón." Mark sonrió. "¿Cuál fue tu parte favorita? ¿Nosotros tres juntos? ¿Yo mirándote a ti y a Kian?" Los ojos azules se oscurecieron un poco, y Nicky se rió, inclinándose para presionar sus frentes. "¿Te gusta esa idea?"

"Bueno...." Mark se encogió de hombros, una sonrisa incómoda cruzando su cara. "Quiero decir... bueno..." Se lo tragó, los ojos fijos con los de Nicky. "Ambos realmente."

"¿De verdad?" Contestó Nicky, su voz lenta y seductora. "¿Quieres que te vea con Kian, bebé? ¿Mirar mientras te lo coges? mientras tú te arrodillas y se la chupas como una buena putita?" El interés por los pantalones de Mark iba en aumento y Nicky se retorcía contra ellos y seguía adelante. "Mientras te chupa. Te gustaría eso, ¿verdad? los labios calientes de Kian alrededor de tu gran polla..." El suave gemido que hizo Mark fue increíblemente caliente, incluso para Nicky, que lo había escuchado un millón de veces antes. "Apuesto a que sí".

"Nix..." Mark tragó, empujando sus dedos bajo la parte trasera del abrigo de su amante. Nicky podía sentir el aire fresco del mar rozando su espalda, pero no le importaba ahora mismo, no con la marca de los dedos gruesos de Mark acariciando su columna vertebral. La playa estaba desierta y empezaba a oscurecer. Nadie los vería.

"¿Te gustaría follarme mientras él miraba, tal vez?" Nicky continuó. "Él te vería venir, ya sabes. Acariciarse a si mismo cuando vea la forma en que te mueves cuando estás tan cerca. Escuchar esos pequeños ruidos que haces. Le encantarán. Lo sé, yo lo hago. Cuando estás tan cerca, empiezas a rogarme. Y luego ese gemido sexy cuando te metes dentro de mí. Escucharía eso, y le daría tantas ganas de cogerse a sí mismo... "¿Te gustaría?"

"Nicky". Hubo súplicas en los ojos de Mark, y Nicky se mece contra la dura erección que presiona su ingle, provocando un suave llanto y un aleteo de los párpados. "Jesús".

"Lo harías".

"Sí." Mark se agarraba lentamente por debajo de él, agarrando las caderas de Nicky para poder molerlas juntas. "Yo... Me gustaría eso."

"Mmm...." Nicky gimió, apretando sus labios contra la oreja de Mark y soplando suavemente, saboreando el escalofrío de todo el cuerpo. "Lo harías. Dios, eres tan sucio. A Kian le encantaría".

Mark se estremeció, y luego gritó cuando las manos de Nicky acariciaron su cremallera, alejándolas, para consternación del muchacho mayor. "¡Aquí no!"

"¿Por qué no? Necesitas un poco de alivio, y yo soy la persona indicada para dártelo".

"No. No, no, no, no." Mark murmuró, jadeando cuando Nicky agarró con fuerza sus pelotas, apretándolas. "Nicky, por favor..."

"¿Por favor qué?"

"Por favor, no lo hagas. Por favor."

Nicky levantó una ceja. "¿Quieres que lo ignore?"

"Sí... no... Yo no..." Mark cerró bien los ojos y luego los volvió a abrir, la mirada azul eléctrico atrapando la de Nicky. "Vamos a casa y..."

"Pero Kian va a venir". Nicky ronroneaba, hacía pucheros.

"Podemos ser... ser rápidos..."

"No tan rápido. Pero..." Nicky vaciló, sin estar seguro de si estaba llevando esto más allá de lo que Mark quería. "Pero él podría unirse."

Mark se volvió a sorprender, y Nicky lo miró interrogativamente, tratando de averiguar si era una sorpresa buena o mala.

"Er... ¿qué? Nix, pensé que sólo estábamos bromeando. Yo no.... ¿realmente quieres...?"

" T....tal vez". Nicky se encogió de hombros. "No lo sé. Podría ser divertido".

"Bueno, sí, pero... es Kian, ¿no? Y dijiste que pensabas que él estaba muy lejos de mí y que... que... que... yo...”

Sacudiendo la cabeza, Nicky apretó un dedo contra los labios tartamudeantes, sintiéndolos tartamudear bajo su dedo por un segundo antes de cerrarse. "No te preocupes por eso. Fue sólo una idea".

"No..." Mark movió la cabeza, sacudiendo el dedo de Nicky en el proceso. "No, fue una buena idea, ya sabes. ¿Pero qué pasa si alguien se pone celoso? ¿Y qué pasa si él.... qué pasa si no te quiere? Estarías destrozado, lo sé. Y no sé si podría hacerlo sin la oferta de algo más permanente. No sé si podría hacerlo en general, te amo tanto. Y..." Se tambaleó. "Hay millones de razones para no hacerlo."

"¿Algo más permanente?"

Mark se encogió de hombros. "Bueno.... ¿podría pensar que la oferta está abierta?"

"Y... ¿por qué no puede ser?"

"¿Qué?" Nicky ofreció una pequeña sonrisa para disipar la confusión y la conmoción en la cara de su amante. Acariciando la mejilla áspera con un dedo solitario, dejó caer un rápido picotazo sobre los labios de Mark.

"¿Por qué no puede estar abierta la oferta?"

"Por.... porque somos tú y yo. Y luego Kian. No somos una gran pareja".

"¿Por qué no podemos serlo?" Nicky se estaba emocionando ahora, la simple idea de poner su cerebro en marcha. ¿Dos preciosos y sexys amantes? ¿A ambos amaba hasta la muerte, y ambos se amaban? ¡Eso fue más que brillante! "Todos nos amamos, ¿verdad?"

"Sí, pero..."

"Y crees que Kian es sexy, ¿verdad?"

"Sí, pero Nix..."

"¿Crees que podrías vivir con los dos?"

"Claro, pero no es tan simple."

"¿Por qué no puede ser?" Nicky estaba prácticamente rebotando en el regazo de Mark ahora, después de haber sentido que la erección debajo de él se disipaba lentamente.

"Porque. Simplemente no lo es. No lo sé."

"De acuerdo". Nicky se encogió de hombros y su corazón se dirigió hacia el chico obviamente confundido que le miraba fijamente. "Mira, vamos a casa. Recogeremos algo de comida para llevar en el camino".

"Sí." Mark se levantó una vez que Nicky estaba fuera de su regazo, dejando que el chico mayor juntara sus manos. "De acuerdo. Iré a la tienda de videos mientras lo consigues."

"De acuerdo". Nicky asintió, moviendo sus manos entre ellos mientras caminaban de regreso al auto. "¿Marky?"

"Sí."

"Te quiero de verdad, lo sabes, ¿verdad?"

La sonrisa de Mark casi brilló, incluso en la oscura oscuridad que invadía el lugar. "Lo sé."

"Y no te cambiaría por nadie. Incluso Kian."

"Lo sé." Con un doloroso gemido, Mark se dio la vuelta y Nicky se rió mientras lo abrazaban con un fuerte abrazo. "Yo también te amo." La presión de los labios calientes contra los suyos hizo temblar a Nicky, y gimió cuando una suave lengua corrió sobre su boca. "Mmm...."

"Mis sentimientos son exactamente los mismos." Nicky murmuró hacia atrás, sintiendo una presión semidura en su muslo. "Eso está bien." Murmuró.

"Puta". Mark resopló. "Lo pensaré, ¿de acuerdo?"

"Sé que lo harás". Nicky contestó, alejándose y tirando de su novio hacia el coche.



*

"¿Más patatas fritas de camarón?" Nicky no miró atrás cuando Mark llamó de la cocina, demasiado absorto en la película. En vez de eso, asintió con la cabeza, escapando de su estupor cuando escuchó el suspiro exasperado de Mark. Volviéndose hacia atrás, sonrió.

"¿Qué?"

"¿Quieres más patatas fritas de camarón o no?"

"Oh. Sí." Nicky contestó, echando un vistazo a Kian mientras se volvía hacia la tele. El chico más joven tenía la barbilla apoyada en la mano, los ojos fijos en la pantalla, los colores parpadeando en su rostro. Pero cuando Mark regresó de nuevo, aplastando entre ellos, el interés definitivo apareció en la cara de Kian, y Nicky tuvo que contener la risa mientras el culo de Kian se movía lo suficientemente cerca del novio de Nicky como para estar rozando su cadera.

"¿Marky?"

"Hmm...." Mark miró a su alrededor, sonriendo cariñosamente mientras Nicky se acercaba lo suficiente como para que el chico más grande se envolviera el brazo alrededor de sus hombros, con la mano haciendo cosquillas en el pecho de Nicky.

"Gracias."

"Sí." Aún sonriendo, Mark le dio un suave beso a Nicky en la frente, apretándolo cuando el chico mayor se acurrucó más cerca, con los pies acurrucados sobre el asiento. Mirando hacia atrás, la expresión de agonía y nostalgia en la cara de Kian no fue difícil de captar, y Nicky le sonrió con simpatía.

¿"Kino"?

Kian gruñó, repentinamente cautivado por la televisión.

"¿Cómo va la vida?"

"Está bien, supongo". Kian se encogió de hombros, cogiendo un tenedor lleno de fideos de la caja y metiéndoselos en la boca. "No lo sé. Normal".

"De acuerdo". Nicky se encogió de hombros, rindiéndose. Si Kian iba a ser poco hablador, ese era su problema.

"Sí. Voy al baño. Vuelvo enseguida."

"De acuerdo..." Mark contestó, mirando a Kian antes de saltar sobre Nicky, haciéndole cosquillas suavemente. "¡Pequeño... cabrón! ¡Eso fue cruel!"

"¿Qué cosa?" La fachada de inocencia de Nicky se rompía fácilmente bajo sus risas cuando las manos de Mark corrían hacia arriba y hacia abajo por sus lados, haciéndolo chillar.

"Haciendo un espectáculo de poner mi brazo alrededor de ti. Ya sabes cómo se siente Kian".

"Yo no hice tal cosa." Nicky se rió, bateando frenéticamente contra las manos de Mark mientras éstas comenzaban en la parte posterior de sus rodillas, un lugar especialmente cosquilloso. "¡No! ¡Para! Mark!"

"Di que lo sientes".

"¡Lo siento! Lo hago! Oh mierda!"

"De acuerdo". El cosquilleo se detuvo abruptamente, y Nicky automáticamente profundizó el beso que se le cayó en los labios, gimiendo mientras sentía que las manos de Mark se apretaban suavemente alrededor de sus caderas. Una mano enredada en un grueso cabello oscuro, los dedos de Nicky acariciando las suaves hebras mientras se empujaba a sí mismo hacia el peso de Mark, sintiendo, en lugar de escuchar el suave gemido que retumbó a través de la garganta de Mark.

"Whoa." Nicky murmuró, volviendo a capturar los labios de Mark cuando el chico más joven fue a retirarse. Había olvidado completamente dónde estaba, Mark atacando todos sus sentidos y haciendo girar su cabeza. Otro gemido vibró a través de ambos, y Nicky se levantó, envolviendo sus piernas alrededor de la cintura de Mark y sintiendo la insistente dureza que se acumulaba contra su ingle.

"Er... ¿ejem?"

Abriendo los ojos, Nicky hizo balance de la situación. Mark encima de él, ambos se están metiendo mucho.... en ello. Y Kian se quedó ahí parado, con un aspecto un poco incómodo y mucho, bueno, lujurioso.

"Está todo rojo. Nos ha estado observando. Escuchándonos." El suave gemido que hizo Mark cuando Nicky susurró contra su oído le dijo todo lo que necesitaba saber. Nicky se sacó a sí mismo de debajo y sonrió al chico más pequeño. "Lo siento Ki." Él dijo.

"Está bien." Kian dijo rápidamente, sentándose de nuevo y cruzando las piernas, escondiendo la erección que Nicky apenas pudo ver, haciendo que se le haga agua la boca, especialmente con el calor de Mark aún ardiendo contra sus labios.

"Sí... lo siento." Mark añadió, su mirada le dijo a Nicky que el interés de Kian no había pasado desapercibido para ninguno de los dos. Prácticamente estaba babeando, lo cual, pensó Nicky, fue un giro particularmente encantador de los acontecimientos. Mark quería a Kian, Nicky quería a Kian. Kian quería...

Bueno, Nicky estaba seguro de que podría mejorar ese campo de juego.

Sentado, la camiseta de Nicky desapareció en cuestión de segundos, con un suspiro de "eso es lo mejor" al final. Mark sonrió, los ojos se fijaron en los pezones de Nicky por un segundo, y Nicky sonrió, tirando del brazo de Mark a su alrededor para que le rozara el pecho. Volvió a su amante, besando suavemente su brazo donde estaba alrededor de su hombro y al alcance de su boca, suspirando suavemente en voz baja y observando el creciente interés de Kian por el rabillo de su ojo.

"¿Marky? ¿Sabes esa cosa de la que hablamos hoy?"

Mark se enrojeció un poco, y pasó una mano por el pelo claro del pecho de Nicky, más duro de lo que era estrictamente necesario. Nicky hizo una mueca de dolor, pero empujado hacia adelante, la mirada confusa de Kian lo hizo sonreír por dentro.

"¿Ya te has decidido?"

Una mirada hacia arriba demostró que Mark movía la cabeza y que tenía una sonrisa tolerante en la cara. Suspiró, obviamente tratando de ser indiferente, las uñas rastrillando suavemente sobre el pecho de Nicky y haciéndolo temblar.

"Yo... supongo. Si. De acuerdo. Genial."

Nicky asintió, sentándose y arrastrándolo hacia un suave beso, la lengua presionando después de un momento de castigo. La metió, con la boca abierta de par en par, y oyó el suave jadeo de los que estaban a su lado cuando se sentó en el regazo de Mark, mordisqueando hacia él.

"Genial". Miró fijamente a unos enormes ojos azules durante un momento, sintiendo como la lujuria reflejada se estremecía a través de él, la completa honestidad y confianza brillando y acariciándole. Sonrió, picoteando los labios de Mark. "Te amo." Susurró.

" Lo mismo." Mark volvió a murmurar. Nicky captó el movimiento de su mirada de lado y la siguió, encontrándose con los ojos azules y oscuros de Kian desvergonzadamente.

"Hey Ki."

"Er.... hey." Kian le devolvió la mirada, mordiéndose suavemente el labio para detener el tartamudeo. Nicky sonrió, sintiéndose particularmente depredador, y se arrastró hacia él, sintiendo que el chico más joven se alejaba minuciosamente, todo su cuerpo tenso.

"¿Te gusta mirar, Ki?" preguntó Nicky suavemente, sintiendo un escalofrío cuando su agarre se posó sobre el duro muslo de Kian, el tenso músculo que se tensaba bajo su mano. "¿Quieres mirar?"

"Ehm... Nicky... No sé si... bueno..."

"Es una pregunta simple, Ki." Nicky contestó, acariciando a través del cabello rubio y sedoso, sus ojos fijos en los de Kian. Sonrió mientras sentía la palma de la mano de Mark bajar por su espalda y sobre sus nalgas, el calor que le seguía. "¿O prefieres unirte?"

La cara de Kian era una mezcla de conmoción, aprensión, deleite y terror absoluto. Parecía que estaba a punto de decir algo, así que Nicky, haciendo lo primero que se le ocurrió, lo besó.

Kian sabía dulce. Como la comida china y la cerveza, pero azucarada por dentro. La boca cálida y húmeda era un paraíso que Nicky metió en su interior, buscando el gusto de Kian, y deleitándose con el gemido de sorpresa que se le escapó. Sólo tomó un momento para que Kian respondiera, y Nicky escuchó un ruido de contenido que salía de su propia boca cuando la lengua de Kian le acarició, la mano de Mark aún frotándole la espalda.

" Sabes bien". Nicky murmuró, tirando suavemente, sintiendo cada partícula diminuta de los labios de Kian separarse de los suyos cuando retrocedió. "Tienes sabor a picante."

Kian tragó, los ojos muy abiertos bajo la pesadez del sexo, y pasaron apenas unos segundos antes de que Mark tuviera la boca en su lugar, la lengua trazando el exterior y luego profundizando en lo profundo, sus manos subiendo para enmarcar la cara del chico más pequeño.

Nicky se echó hacia atrás, contento de ver como Kian soltaba un suave gemido, su cuerpo más pequeño presionado contra el sofá por el más grande de Mark mientras sus lenguas luchaban. Era una vista preciosa, eso seguro. Los dos muchachos se apretaban entre sí, Kian retorciéndose un poco en reacción a Mark, que se agachaba un poco encima de él. Nicky gimió para sí mismo, sintiendo que la vista llegaba a su ingle, y se acercó, presionando sus labios contra la garganta expuesta de Kian y lamiéndola.

"Oh Dios." Kian jadeó, agitándose un poco, su voz pesada por el hambre incrédula, y Nicky lo aprovechó como una oportunidad para deslizar su mano entre ellos, sintiendo como sus pollas vestidas de mezclilla lo sándwichaban, y se mecían contra él. Mark gimió profundamente, sus labios encontrándose con los de Nicky a través de la forma postrada de Kian.

"Maldito infierno". Mark dio un grito ahogado y Nicky tuvo que reírse, atravesando para picotear los labios de Kian.

"¿Quieres ir arriba?" Kian parecía desgarrado, y Nicky sonrió, acariciando su cara. "Si dices que no, podemos olvidarlo. Depende de ti". Kian se mordió el labio. "Nos gustas, Ki. A los dos." Sintió a Mark asentir con la cabeza donde su barbilla estaba enganchada sobre el hombro de Nicky, con el cuerpo moldeado a su espalda. "Nos encantaría tenerte. Si quieres."

“Yo...” Kian se detuvo, tragando. Nicky contuvo la respiración. Pasaron unos pocos momentos pesados y la cabeza de Kian se inclinó en el más mínimo asentimiento. Nicky sonrió, escuchando la risa suave de Mark.

"Vamos."
Volver arriba Ir abajo
shyni
Admin
shyni



Keeping You Empty
MensajeTema: Re: Keeping You   Keeping You EmptyMar Abr 16, 2019 11:55 am

*

"Jesús, esto es raro." Murmuró Kian cuando los labios de Nicky salieron de los suyos y empezaron a bajar por su garganta. Nicky escuchó a Mark reírse contra la nuca de Kian y sonrió, extendiendo la mano de su amante. "Nunca pensé..."

Lo cortaron cuando Mark lo giró y lo besó, Nicky inmediatamente le arrancó el cuello de la camiseta de Kian de lado para que pudiera chupar el hombro del chico más pequeño, sintiendo que su respiración se aceleraba cuando arrastraba sus manos por la parte delantera de la camiseta de Kian, encontrando pezones duros y apretándolos ligeramente, escuchando el suave y complacido gemido que Kian dejó suelto en la boca de Mark. Pero no fue suficiente. Quería a Kian desnudo, y lo quería ahora.

Deslizando sus manos por debajo de la camisa del joven, siseó apreciativamente cuando su tacto se posó sobre una piel suave y flexible que se flexionaba sobre unos músculos que ondulaban lentamente. Tirando un poco hacia arriba, los hombros firmes salieron a la vista, y escuchó el suspiro abandonado de Mark cuando los dos muchachos tuvieron que separarse para que la camisa pasara por encima de la cabeza de Kian.

"Dios, eres sexy". Nicky murmuró, más para sí mismo que nadie, capturando la sonrisa burlona de Mark por encima del hombro de Kian cuando el chico más joven vio que su mirada estaba fija en el culo de Kian. Kian tembló, y Nicky le dio la vuelta, mirando a la cara del necesitado y sintiendo una erección muy dura cepillar su muslo.

"¿Qué es lo que quieres?"

Kian tragó, ojos confundidos y pesados haciendo que Nicky se derritiera. "Yo... no lo sé."

Mark movió la cabeza, una suave sonrisa en sus labios cuando los rozó sobre el hombro de Kian. Kian se sacudió, sus ojos cerrados ante un temblor roto, y Nicky se dio cuenta de que la erección de Mark estaba presionando el culo del rubio.

"¿Eres virgen, Ki?" La voz gruesa y ronca de Mark hizo temblar a Nicky. "¿Con hombres, quiero decir?"

Un rubor difundió las hermosas y sedosas mejillas de Kian, haciendo que sus ojos parecieran brillar más. "Sí. Sí.... yo... Lo soy. Lo siento."

"No hay nada que lamentar". Nicky contestó, presionándose contra el otro chico, intercalándolo entre él y Mark y sintiendo como la polla de Kian se tuerce contra su muslo. "Iremos despacio contigo. Te queremos, ¿verdad, Marky?"

"Por supuesto que sí". Nicky sintió a Kian sonreír ante la suave admisión, y se sonrió a sí mismo. Kian realmente amaba a Mark. En lugar de sentir celos, estaba excitado e intrigado. Sabía que Mark no iría a ninguna parte, y traer a Kian en esto era una nueva dinámica que estaba muy dispuesto a explorar, especialmente cuando Mark le dio la vuelta a Kian y comenzó a chuparle los pezones, provocando sonidos muy agradables de gemidos de la garganta de Kian. Nicky a su vez, tuvo que tragárselas, apretando sus manos en el pelo de Kian mientras su amante más joven bajaba y empezaba a meterle las manos por los muslos a Kian, rozándole muy suavemente la ingle.

"Oh, joder." Kian jadeó en la boca de Nicky, agitándose involuntariamente cuando Mark lo hizo de nuevo, sus dedos agarrando el cinturón de Kian, y finalmente abriéndolo con un suspiro de satisfacción. Nicky tuvo que retroceder y observar cuando los vaqueros de Kian se deslizaron hacia abajo, un gemido escapando de sus propios labios cuando la dura polla de Kian surgió entre un nido de pelo oscuro. Levantó la vista, guiñando el ojo a la mirada aturdida de Kian, y luego se arrodilló, lamiendo hambriento la cabeza de la polla del chico más joven.

"Oh." Kian jadeó, y Nicky volvió a levantar la vista, deslizando su boca sobre la cabeza, manteniendo el contacto visual con el chico más pequeño, y moviendo su lengua por encima de la rendija. Le gustaba la polla de Kian. Era tan diferente a la de Mark.... más corta y gruesa, con una cabeza bellamente redondeada y un sabor menos abrumador, pero más tánguido. Igual de bella, pero una nueva experiencia de todos modos. Sintió a Mark succionar en la nuca, y Kian obviamente sintió el gemido resultante, porque gritó, con los dedos retorciéndose en el cabello de Nicky.

"Nicky..."

Nicky se rió, tirando hacia atrás y deslizando su lengua por la parte inferior, guiñando el ojo a Mark, quien intentó besarlo alrededor de la cabeza de la polla de Kian, ambas lenguas jugando por encima de la punta hasta que Kian gimió por encima de ellos, con las rodillas dobladas....

"¡Ay!" gritó Kian cuando su culo cayó al suelo. Nicky se rió, la vista era tan tonta, y segundos después los tres estaban enloquecidos, lo absurdo de la situación no se perdía en ninguno de ellos. Mark seguía riendo mientras se arrastraba por el cuerpo de Kian, con la polla imposiblemente dura estirando sus vaqueros, y Nicky vio a los dos besarse desordenadamente, con las caderas moviéndose juntos.

Ok, Nicky había tenido suficiente de mirar, el quejido de Mark fue un incentivo suficiente, y cuando Kian echó la cabeza hacia atrás y gritó, Nicky estaba sobre él inmediatamente, empujando a Mark a un lado y tomando la polla del rubio profundamente dentro de la boca, sintiéndola llegar a la parte de atrás de la garganta, y tragándosela con la facilidad de la práctica. Sobre él, Mark estaba besando a Kian, tragándose sus ruidosos gemidos, y Nicky extendió una mano para agarrar la polla de Mark, el chico moreno soltando uno de esos encantadores gemidos estrangulados que hizo, y empujando inmediatamente en la mano de Nicky. Nicky sonrió, flexionando su garganta alrededor de la polla de Kian, y sintiendo su pulso.

"Aahhhh..... oh Jesús... oh Dios, no puedo... por favor, por favor.... Necesito.... por favor..."

"Shhh...." Mark calmó, sujetando a Kian para que no empujara demasiado fuerte, por lo que Nicky estaba eternamente agradecido. "Deja que suceda".

Y entonces, cuando Mark se inclinó para besarle los pezones, Kian lo hizo.

Nicky tuvo que tragar rápido, la fuerza del orgasmo de Kian era tan fuerte, pero Dios sabía bien. Caliente, dulce y picante, y como la segunda cosa más perfecta del mundo. Después de Mark, por supuesto. Se mojó los labios, se quitó la ropa y subió para compartir el sabor con Mark, luego le sonrió a Kian, que estaba completamente quieto, con una expresión de aturdimiento en su cara.

"Sabe bien". Susurró Mark, su polla dura contra el muslo de Nicky cuando el chico más pequeño se sentó a horcajadas sobre él. Nicky asintió.

"Lo sé."

"Oh Dios."

"¿Estás bien, Kian?" Mark se rió, inclinando la cabeza hacia un lado y sonriendo ante el desconcertado semblante de Nicky por encima del hombro.

"Estoy muy bien." Kian se rió a carcajadas, su pecho moviéndose fuerte y rápido. Nicky extendió la mano para tocarlo, sintiendo su corazón latir bajo la superficie. La sonrisa que Kian niveló su camino hizo saltar su propio corazón, y Nicky se inclinó, besándole suavemente.

"Eres fantástico."

"...gracias." Kian murmuró, tocando la cara de Nicky, con los ojos cerrados. "Tú también".

" Hey. ¿Todos se han olvidado de mí?"

"Sí, lo hemos hecho." El chiste hizo reír a Nicky, y Mark se burló, dándole la espalda a Nicky. Hasta que, eso fue, Nicky se acercó para presionar una mano en la parte delantera de sus jeans y apretó fuerte, haciendo que Mark se arqueara en sus brazos.

"Oh... Nix."

"¿Sí?"

"Jodido... infierno..." Nicky había deslizado su mano bajo el cinturón de Mark y la había envuelto alrededor de la dura polla de allí, el marco más grande resbalando impotente a su alcance. Oyó a Kian jadear, y guiñó el ojo cuando el chico más pequeño se sentó, acercándose, con los ojos fijos en Mark.

" P... ¿puedo...?"

"Por supuesto que puedes." Nicky sonrió alentadoramente, sintiendo la incomodidad de Kian. Kian le devolvió la sonrisa con aprensión, sus ojos traicionando lo mucho que quería hacer esto. Nicky podría simpatizar. Mark era definitivamente una buena perspectiva. Arrancó la camiseta del muchacho más joven sobre su cabeza, y luego lo envolvió con los brazos alrededor de él de nuevo, mirando como Kian desabrochaba cuidadosamente el cinturón de Mark. Sintiendo a Mark tenso en sus brazos, comenzó a acariciar sus pezones, sabiendo lo que eso le hacía al muchacho.

"Nicky". Mark jadeó, animándose. "Por favor".

"Kian va a cuidar de ti, cariño". Nicky le devolvió la risa. "¿Quieres eso?"

"No me importa quién." Mark estaba a punto de sollozar, sus pezones rodando entre los dedos de Nicky. "Por favor, Ki..."

" Muy bien..." Kian exhaló, sus ojos mirando con curiosidad la gruesa longitud de Mark, presionando contra su estómago. Estaba excitado de nuevo, Nicky podía verlo y se acercó para tocar el pelo del chico más joven, el otro comenzando a acariciar el estómago de Mark, rastrillando a través del grueso rastro de pelo que conducía al lugar que Kian estaba mirando cuidadosamente.

"Lame la punta, sólo suavemente." Nicky murmuró, mirando como Kian se inclinaba hacia delante y lo hizo, con los ojos cerrados. "¿Bueno?"

"Sí." Kian asintió, sus ojos casi negros cuando se abrieron. "Nunca pensé que diría esto, pero... sabe muy bien."

"Lo sé." Nicky se rió suavemente, calmando al chico en sus brazos con suaves toques, sintiendo la excitación zumbando a través de su carne. "Ahora cúbrete los dientes y mete la cabeza en la boca." Kian lo hizo, gimiendo suavemente, el gemido más fuerte de Mark en respuesta haciendo que la respiración de Nicky se acelerara. "Humedece la boca y mueve la lengua". Mark jadeó, resistiéndose repentinamente, y Nicky lo sujetó mientras Kian se alejaba. "Está todo bien. Lo tengo." Kian asintió alrededor de su bocado, mirando hacia arriba, los amplios e inocentes ojos haciendo que el alma de Nicky se sacudiera. Se veía tan caliente, con los ojos azules mirando con tanto amor y confianza que Nicky tuvo que pasar una mano por su grueso cabello rubio, sonriendo cuando uno de los brazos de Mark se agarró hacia atrás y se envolvió alrededor de su cuello.

"Más". Mark gimoteó, deslizándose hacia delante con cuidado. "Por favor, más".

Kian levantó la vista en busca de instrucción, la inocencia en sus ojos nublados por la pasión, y Nicky usó la mano en su cabello para presionarlo hacia abajo, observando con fascinación como labios llenos envolvían gradualmente el pene de Mark, Kian cerrando los ojos en concentración cuando Mark jadeó y empujó suavemente, empujando más adentro de la boca de Kian.

"Bien". Nicky ronroneó, su propia polla dolorosamente fuerte contra la espalda de Mark. "Eso es muy bueno. ¿Te estás divirtiendo?" Kian asintió un poco, sus ojos aún cerrados, pero apretando más fuerte. Estaba muy obviamente excitado. Nicky sonrió. "¿Quieres más?" Kian volvió a asentir. "¿Quieres que te folle?"

Escuchó dos fuertes gemidos, y se rió, apretando sus labios contra los abiertos y húmedos de Mark, sintiendo un pinchazo de lengua en su boca, desordenado por la lujuria y la necesidad. Mirando hacia abajo, vio a Kian meneándose en serio, y le tiró de él hacia atrás con un suave tirón en el pelo, un sonido de estallido húmedo que acompañaba la eliminación de los labios de Kian de la polla de Mark.

"¿Quieres que te folle?"

"Sí." Kian gimió, cayendo en los labios de Mark mientras Nicky empujaba de nuevo una mano entre ellos, acariciándolos simultáneamente.

"¿Quieres hacerlo Marky?"

"Sí." Mark respiró, abrazando el cuello de Kian y profundizando el beso, el movimiento de sus lenguas hipnotizando a la mirada de Nicky. Se inclinó hacia delante, picoteando cada una de sus mejillas, y luego presionando sus labios contra la oreja de Kian.

"Date la vuelta, Ki."

A regañadientes, Kian se echó hacia atrás, con los ojos cerrados con los de Mark, y Nicky se agachó entre ellos, poniendo un beso rápido pero abrasador en la boca de Mark. "Hazle el amor, cariño".

Mark se estremeció, poniéndose de rodillas con un rápido asentimiento a Nicky. Arrastrándose hacia adelante a gatas, ayudaron a guiar a Kian a sus manos y rodillas, Nicky acariciando suavemente su espalda mientras Mark se movía detrás de él.

" Muy bien, Ki. Esto puede doler un poco, ¿pero me dices si quieres parar? Está bien si lo haces".

Kian asintió, su cuerpo tensándose.

"Sólo relájate". Mark se calmó. "No voy a hacerte daño." Kian volvió a asentir con la cabeza, relajando visiblemente sus músculos, y Nicky aprovechó la oportunidad para quitarse su propia ropa, la moderación demasiado considerada en lo excitado que estaba. Estaba a punto de estallar, y no podía creer que hubiera aguantado tanto tiempo. Pero Kian era especial, y se lo tomaría con la mayor calma posible, aunque chuparlo casi le hubiera hecho llegar en sus pantalones.

"De acuerdo". Mark respiró, agachando la cabeza y arrastrando la lengua desde las pelotas de Kian, a lo largo del valle entre las nalgas, el muchacho más pequeño gritó inmediatamente y cayó hacia delante sobre sus codos. Nicky se rió, mirando la sonrisa mientras Mark se acercaba para matar.

"¡Oh, Dios!" Kian gritó mientras la lengua puntiaguda de Mark daba vueltas en círculo y luego rompía su entrada, el fuerte cuerpo de Kian convulsionando en espasmos de éxtasis. Obviamente estaba entrando en sobrecarga, pensó Nicky. No es una sorpresa. La lengua de Mark era increíblemente talentosa, y Nicky había experimentado sus habilidades muchas veces antes. Debería venderse a gente más desafortunada, por el bien de la caridad, pero Nicky no podía soportar separarse de ella.

"Mmm.... también sabe bien aquí, Nix." Mark se rió, cogiendo una mano por debajo y acariciando la polla de Kian, un sollozo torturado que escapaba de la garganta de Kian. Pero Mark se echó hacia atrás, y Kian gimió ante la pérdida de contacto, jadeando de nuevo cuando el dedo de Mark tocó su entrada. Mark lo sacó y se lo extendió a Nicky, quien lo cubrió con el lubricante que había sacado del cajón de la mesita de noche.

"Voy a poner un dedo ahora, ¿de acuerdo, amigo? Dime si te duele".

Kian asintió con la cabeza, los dedos apretando la alfombra cuando Mark empujó hacia delante con una suavidad imposible, y la punta se deslizó hacia adentro. Nicky le acarició la espalda, tratando de calmarlo, y sintió que todos los músculos se movían mientras el dedo se retorcía lentamente, la cara de Kian apretando incómodamente, un gemido escapando de su garganta.

"¿Estás bien?" Nicky lo acarició suavemente. Kian estaba jadeando, sus ojos cerrados ante el dolor obvio. "Ki, tienes que decir si te duele. No te haremos daño si podemos evitarlo".

Kian tragó, y luego respiró hondo, jadeando. Abrió los ojos, sin mirar nada. "Quema un poco."

"¿Demasiado doloroso?"

"No." Dijo Kian después de un momento de silencio. "No, creo que ya está bien."

"Está bien, amor." Nicky besó sus labios, tratando de distraerlo de los dedos. "¿Estás listo para otro?" Kian asintió, el beso se volvió desesperado cuando Mark presionó a otro en su entrada, cubriéndolo con el lubricante que Nicky le pasó. Estaba a punto de preguntarle a Kian si estaba bien cuando el cuerpo del chico más pequeño se dobló, un grito fuerte forzando sus labios a separarse. Mark se rió, acariciando suavemente a Kian.

"Lo encontré".

"Oh Dios." Kian parecía casi en coma, y Nicky sonrió, permitiendo que la cabeza de Kian cayera en su regazo, descansando allí. "Jesús, ¿qué fue eso?"

"Bien, ¿eh?" Nicky se rió, gimiendo cuando la inclinación de cabeza de Kian hizo que su pelo se rozara contra la polla de Nicky. Momentos más tarde, una lengua suave estaba barriendo la carne dura, y miró hacia abajo para ver a Kian lamiéndolo, gimiendo contra la polla de Nicky mientras otro dedo rompía su entrada. "Jesús Ki."

"¿Está bien esto?"

"Joder, sí". Nicky se echó hacia atrás, mirando con asombro cómo Kian lo llevaba a la boca, chupando suavemente, y luego con más fuerza cuando Mark pinchó con sus dedos, gimiendo y escapando de los tres. Nicky levantó la vista y se dio cuenta de que Mark se había detenido y se había inclinado hacia el vestidor, sacando un condón y abriendo el paquete. Nicky le sonrió, acariciando suavemente el cabello de Kian cuando Mark emitió un gemido bajo, sus pestañas revoloteando mientras enrollaba el condón sobre su pene duro y palpitante y lo cubría con lubricante. "¿Estás listo, cariño?"

"Sí. Eso creo." Mark sonrió aturdido, inclinándose para capturar la boca de Nicky en un beso duro que Nicky devolvió felizmente, y su visión comenzó a esmaltarse a medida que Kian lo acercaba más al borde del precipicio. Mark volvió a su posición, acariciando suavemente la espalda de Kian, y barajando hacia delante, su polla casi en el culo de Kian. "¿Ki? Te voy a llevar ahora. ¿Todavía estás bien con esto?"

Kian retrocedió, riéndose del suave gemido que se le escapó a Nicky cuando el calor húmedo lo abandonó.

"Sí. Estoy bien."

Mark asintió, comenzando a presionar hacia adelante, y Nicky se puso de rodillas cuando vio el arco de Kian con dolor, un aullido escapando de su boca. Tomando la barbilla de Kian en la mano, comenzó a besarlo, dando vueltas sobre sus labios y acariciando su polla, tratando de mantenerlo en el lado derecho de la línea. Kian parecía estar bastante entusiasmado, incluso mientras lloriqueaba, y Nicky sintió que uno de los brazos de Mark se acercaba a la cintura de ambos, manteniéndolos a ras con él.

"Allá vamos". dijo Nicky en voz baja, inclinándose para mirar la cara aturdida de Kian. "¿Estás bien?"

"Muy... lleno..." Kian jadeaba con fuerza, sus dedos convulsionaban en la espalda de Nicky, donde sus brazos estaban sobre sus hombros. "Se siente... raro pero... bien..."

"Sé que es raro... sólo relájate, bebé... deja que suceda." Nicky se calmó, moviendo su cuello hacia adelante para besar a Mark por encima del hombro de Kian, viendo la expresión agonizante de su amante. "Está bien, cariño. Puedes moverte."

"Gracias a Dios, carajo". Mark se rió, comenzando a empujar lentamente, los fuertes gemidos de Kian estimulando a ambos, Nicky comenzando a bombear la polla de Kian de nuevo. Mark gimió, presionando su cara contra el hombro de Kian mientras empujaba. "Dios, es un tipo duro". Murmuró. "Dios."

"Eres tan bueno." Nicky murmuró a Kian, viendo lo receptivo que era el chico más pequeño a cada toque. "Tan sexy". Murmuró, acariciándole con fuerza y viendo cómo se retorcía Kian, escuchando a Mark jadear con la energía que necesitaba para agarrarse. Conocía muy bien ese sonido; cuando Mark necesitaba venir, pero quería desesperadamente prolongarlo, sin querer terminarlo ahora. Nicky se rió, y luego gimió mientras sentía que Kian agarraba su polla y empezaba a acariciarla.

"Eso es bueno. Eso es realmente bueno." Nicky jadeó, acercándose y sintiendo sus bolas doler y palpitar. "Jesús, Ki.... sólo... así." A pesar de su inexperiencia, Kian definitivamente parecía saber lo que estaba haciendo, Nicky jadeando mientras los dedos hábiles corrían sobre la cabeza, rozando la vena a lo largo de la parte inferior, ahuecando sus pelotas y apretando las mismas. Escuchó a Mark gritar, ese hermoso sonido que anunciaba su orgasmo, y Kian se sacudió repentinamente entre sus brazos, chorreando sobre la mano de Nicky con un chillido, su cara apretada contra el cuello del chico mayor. Mark se alejó, gastó, y mientras caía al suelo, Nicky cedió a su propio clímax, resistiéndose a las garras de Kian.



*

Recostado en la cama, presionado contra la espalda de Kian, la pierna de Mark lanzada sobre ambos, y Kian tendido en ambos brazos, Nicky tuvo que admitir que rara vez se había sentido mejor. Kian respiraba suavemente, casi dormido, y Mark sonreía con una sonrisa pequeña y exhausta, sus ojos fijos en los de Nicky, reflejando más amor del que una persona podría recibir jamás.

¿"Nix"?

"¿Sí?" Mark se acercó para tocar la mano de Nicky, Kian moviéndose cómodamente entre ellos.

"¿Podemos quedárnoslo?"

Nicky se rió, besando el cuello de Kian y escuchando el suspiro de satisfacción. "¿Kian? ¿Podemos quedarnos contigo?"

"Sí. Claro. De acuerdo." Kian murmuró, casi perdido en sus sueños, y Nicky sonrió a Mark, acariciándole el pelo.

"Podemos quedárnoslo".

Mark se rió suavemente, besando la palma de la mano de Nicky.

"Genial".
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




Keeping You Empty
MensajeTema: Re: Keeping You   Keeping You Empty

Volver arriba Ir abajo
 
Keeping You
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
ShNicky Novels :: Novels :: Series :: Keeping You-
Cambiar a: