ÍndiceÍndice  PortalPortal  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  
Bienvenidos
¡Saludos y bienvenidos a Shnicky Novels! Siéntete libre de navegar y definitivamente te recomiendo que leas nuestras historias y veas si este lugar es uno que quizás disfrutes visitar de vez en cuando.
Últimos temas
» Chatters [Shnicky]
About A Fan Who Crossed The Line EmptyHoy a las 11:05 am por shyni

» In-Flight Entertainment [Shnicky]
About A Fan Who Crossed The Line EmptyMiér Abr 07, 2021 10:51 am por shyni

» Naughty Bunny [Shnicky]
About A Fan Who Crossed The Line EmptyMar Abr 06, 2021 11:19 am por shyni

»  Only The Good Die Young [Shnicky]
About A Fan Who Crossed The Line EmptyLun Abr 05, 2021 11:42 am por shyni

» Questions [Shnicky]
About A Fan Who Crossed The Line EmptyLun Abr 05, 2021 10:57 am por shyni

» Say Goodbye [Shnicky]
About A Fan Who Crossed The Line EmptyDom Abr 04, 2021 11:46 am por shyni

» The Date [Shnicky]
About A Fan Who Crossed The Line EmptySáb Abr 03, 2021 11:10 am por shyni

» Where Do You Want Me To Start?
About A Fan Who Crossed The Line EmptyVie Abr 02, 2021 11:02 am por shyni

» No seremos amigos nunca más
About A Fan Who Crossed The Line EmptyMiér Mar 31, 2021 12:12 pm por shyni

Abril 2021
LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
CalendarioCalendario
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Comparte
 

 About A Fan Who Crossed The Line

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
shyni
Admin
shyni



About A Fan Who Crossed The Line Empty
MensajeTema: About A Fan Who Crossed The Line   About A Fan Who Crossed The Line EmptyVie Mar 05, 2021 11:16 am

Título: About A Fan Who Crossed The Line (Acerca de una fan que cruzó la línea)
Autor: Sofie
Westlife: Mark Feehily
Clasificación: PG
Resumen: ¿Cómo se sabe si se está soñando? ¿Y qué hacer si crees que lo estás?


Última edición por shyni el Sáb Mar 13, 2021 12:58 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
shyni
Admin
shyni



About A Fan Who Crossed The Line Empty
MensajeTema: Re: About A Fan Who Crossed The Line   About A Fan Who Crossed The Line EmptyVie Mar 05, 2021 11:19 am

About A Fan Who Crossed The Line



En casa

"¿Qué estás diciendo? ¿Quieres hacerlo oficial?", ella rió, y dejó que su mano tocara la de él.
"¡Eso es lo que estoy diciendo!" Mark se rió, y acarició su mano.
"Vaya... ¿Realmente, REALMENTE quieres?" preguntó ella, sólo para asegurarse. Mark sonrió y la acercó,
" Lo juro... Te amo tanto, Paulina, ¡y quiero que todo el mundo lo sepa!" dijo, y le dio un pequeño beso.
"Paulina, ¿con quién estás hablando?" La madre de Paulina entró por la puerta.
"Con nadie...", contestó ella rápidamente, "¡sólo estoy estudiando en mi inglés!".
Su madre negó con la cabeza y volvió a cerrar la puerta. Su Mark imaginario ya no estaba allí. Cada vez que Paulina se sentía sola, el Mark imaginario aparecía. Le decía que la necesitaba, la quería y la echaba de menos, y hablaban durante horas. Pero Paulina siempre volvía a la realidad y se daba cuenta de que Mark se había ido. Cuando miraba un póster, él parecía estar muy lejos.
"¿Estás triste, amor?" preguntó Mark. Ella sonrió, y miró a la cama, donde Mark estaba sentado.
"Un poco... Es porque te amo tanto", dijo ella, y pegó sus brazos alrededor de Mark, que estaba siendo reemplazado por una almohada.
"Yo también te amo, amor..." susurró él, y le dio un beso en la frente. Parecía tan real...

En clase

"¡Paulie, mira en tu libro!" La Sra. Williams gritó por vigésima vez. Pero Paulina no quería mirar el libro. Estaba demasiado ocupada mirando a la puerta, y al imaginario Mark, que la esperaba para tener el día libre.
"Claro, señora Williams...", murmuró, y miró en el libro. En medio de las dos páginas había un papelito imaginario, lleno de fotos de países extranjeros.
Hizo como si abriera el papelito y lo leyó. "¡Te amo!", decía, con la letra imaginaria de Mark. Sonrió a la puerta.
"¿Paulina?" Dijo la Sra. Williams.
"¡Lo siento!" Paulina se apresuró a decir, y volvió a mirar su libro. No se dio cuenta del silencio, y de los ojos que la miraban.
"Estamos esperando, Paulie..." dijo la sra. Williams dijo, y se acercó a la mesa de Paulina.
"¿Qué?", preguntó ella, confundida.
"¡Lee, Paulina, lee!" La señora Williams casi se asusta.
"¡Oh! ¿Dónde estamos?" preguntó Paulina, y trató de encontrar el lugar adecuado en el libro. Todos los días eran así. Y Mark siempre estaba en la puerta, riendo y sonriendo para ella.

Paulina

Era alta y morena: ojos marrones, pelo castaño, pero piel pálida. Sus ojos eran pequeños, y siempre había bolsas bajo ellos. Su boca se parecía un poco a la de Bryan, pero eso no era nada de lo que estar orgulloso. Su cabello era largo y se arruinaba hasta abajo. Era muy regordeta, y siempre luchaba por perder peso; pero nunca parecía funcionar. Cuando estaba con Mark, perdió misteriosamente 9 kilos, y parecía una supermodelo.
No era nadie en su clase. Nadie se preocupaba por ella, porque era una gran fan de Westlife. Sólo tenía 13 años, pero siempre parecía 5 años mayor, cuando el imaginario Mark la visitaba. Aunque su favorito de la banda era Bryan, todavía tenía otros sentimientos por Mark.
Todo empezó cuando estaba en Turquía con su clase. Se sentía increíblemente sola, y por eso se inventó un Shane imaginario para que la siguiera a todas partes. De alguna manera, él la siguió hasta Dinamarca, y la siguió por allí. Después de algunos meses, se convirtió en el imaginario Bryan, que la seguía a todas partes. A veces, podía tener a todo Westlife a su lado, y todos hablaban con ella, y se reían con ella.
Ella siempre sabía cuando Mark llegaría. Cuando estaba sola. Sabía lo que iba a decir, y sus respuestas eran siempre inteligentes y perfectas. El imaginario Mark la quería más que a nada en la tierra.

Sola en casa

"Hola..." Mark sonrió y le rodeó la cintura con sus brazos. Ella trató de untar con mantequilla su trozo de pan, mientras se reía de Mark.
"Ya basta...", rió ella, y dio un mordisco al pan.
"¡Dame un trozo de eso!" le ordenó Mark, y ella levantó el pan para que Mark pudiera darle un mordisco. Era por la mañana, y Paulina iba a ir a la escuela en 30 minutos.
"Te amo..." Paulina susurró, e hizo como si le echara los brazos al cuello, y le diera un beso.
"Yo también te amo..." dijo él. Ella sonrió, y volvió a su habitación, para vestirse. Mientras se desvestía, Mark desapareció. Se puso su enorme jersey y sus pantalones anchos, y encendió la radio. Sonó una canción danesa de mierda, pero no le importó. Cerró los ojos y se abrazó a la almohada.
"Te amo", le dijo a la almohada, que fingía ser Mark. -REPENTINAMENTE- la almohada se calentó -¡se movió! Sintió que dos brazos reales la abrazaban, y una voz real que decía: "Yo también te amo..."
Se separó de la almohada. De repente descubrió que Mark estaba sentado frente a ella. Lanzó un grito intenso, pero no duró mucho. Mark estaba vestido exactamente como Paulina había vestido al Mark imaginario, pero este Mark no era imaginario. Era real. Podía moverse. Podía hablar.
"¿Qué pasa, cariño?", preguntó de repente. Paulina se apretó contra la pared con la espalda, casi intentando atravesarla. ¡Ella no le había obligado a decir eso!
"Nada...", respondió rápidamente, ¡sin saber qué decir! El Mark imaginario ya no estaba allí. Pero el verdadero Mark sí estaba. ¿O era una mezcla?
De repente, Mark se levantó y se acercó lentamente a ella. Ella se apretó más contra la pared, esperando que se retirara de repente, para poder huir. Mark la agarró por los hombros. Ella pudo sentir que no estaba en su imaginación. Era real.
" Bienvenida a un mundo en el que todo puede pasar...", susurró. Eso no tenía sentido. Ella lo miró con los ojos más grandes que pudo hacer. Se enfrentó al espejo del otro lado de la pared. Ya no parecía una supermodelo. Seguía teniendo 13 años. Pero Mark estaba allí. Era real.
¡Y estaba a punto de besarla! Ella echó la cabeza tan atrás que sintió un pequeño dolor de cabeza. Mark tenía los ojos cerrados y acercó su cabeza a la de ella. Cuando sus labios tocaron los de ella, casi lloró. Esta vez pudo sentir sus labios. No fue algo que se inventó. Fue algo que ocurrió de verdad.
"Ese fue mi primer beso..." fue todo lo que pudo decir - no fue inteligente, ni perfecto.
"¿De qué estás hablando, amor? Nos hemos besado un montón de veces antes". Mark se rió: "¡Vamos a la escuela!", la cogió de la mano y tiró de ella. Su corazón amenazaba con salirse del pecho. ¿Ir a la escuela? ¿Qué dirían sus compañeros de clase?

En la escuela

Mark había caminado a su lado, todo el camino a la escuela. Ella no había hablado con él. Tenía demasiado miedo. Entraron en el colegio y empezaron a caminar hacia la clase. Mark la seguía, sonriendo, como lo había hecho el Mark imaginario. Llegó demasiado tarde, así que respiró profundamente antes de entrar por la puerta, con Mark.
"Lo siento, llego tarde, pero ha aparecido mi primo...", dijo, y señaló a Mark, que estaba a su lado. Todos la miraron fijamente.
"¿Qué?" Preguntó el señor Bell, muy serio.
"Este es mi primo. Ha venido desde Irlanda..." dijo ella, y puso su mano en el hombro de Mark.
"Paulina, ¿podrías por favor tomar asiento, y dejarte de tonterías?" El Sr. Bell dijo, y señaló su asiento.
"¡¿No lo ves?!", preguntó, y dejó caer la mandíbula al suelo.
"Paulina, ¿de qué estás hablando? Siéntate!", le ordenó. Paulina fue a su asiento con su mochila en la espalda y la mandíbula en el suelo. Mark la acompañó a su asiento.
"¡No, espera junto a la puerta!", dijo ella, y se puso en contacto con él. Le dio un pequeño beso en la mejilla y se sentó. Se dio cuenta de que todos la miraban.
"Lo siento...", dijo entre dientes. El Sr. Bell comenzó la clase de matemáticas, diciéndoles a todos lo que ya sabían. Paulina no podía concentrarse; no dejaba de mirar a Mark, que estaba de pie junto a la puerta. No paraba de mirar. No podía apartarlo con la mente, aunque lo intentaba. ¿Se estaba volviendo loca?
"¡Abran sus libros, en la página 43 y 44!" dijo el Sr. Bell. Paulina abrió su libro y casi se cayó de la silla. Había una pequeña nota pegada entre las páginas. La abrió rápidamente y reconoció la letra de Mark el Imaginario.
"¡Sr. Bell!", gimió. El Sr. Bell se acercó lentamente a su mesa.
"¿Qué?", le preguntó.
"¡¿Puedes leer esto?!", preguntó ella, con el corazón latiendo como nunca.
"¡Bueno, yo también te quiero, pero no está permitido enviar notas en clase!", dijo él, y agarró el papel. Lo tiró sobre la mesa del profesor. Paulina se agarró la cabeza. Era demasiado sobrenatural.
"¡Se supone que no debías mostrar a nadie!", escuchó de repente la voz de Mark desde la puerta. Ella miró hacia él, con ojos enormes.
"¡¿Qué?!", gimió, ya que no escuchó lo que él dijo.
"¡Era una de esas notas secretas!" respondió Mark, y le guiñó un ojo.
"¡¿Cómo iba a saberlo?! ¡No eres real! No debía leerla!!" se quejó ella hacia la puerta. Mark giró la cabeza, y también lo hizo Paulina. Vio que todos la miraban. Algunos se reían; otros sacudían la cabeza. El Sr. Bell parecía muy enfadado.
"¡Paulina, te voy a dar una última oportunidad! ¡¡Deja de hacer eso ahora mismo!! Nadie piensa que sea divertido!!" gritó. Paulina sólo asintió en silencio.

Cuando terminó la clase, el señor Bell salió y todos esperaron a la señora Pollen. Era la profesora favorita de Paulina, porque les enseñaba todo sobre la naturaleza humana, la mentalidad y cosas así.
"¡Psst! Amor!" Giró la cabeza y miró directamente a los ojos de Mark. Casi saltó de su silla. No le contestó: parecería demasiado estúpido. Sólo bajó la vista de su libro, y se sacudió el sudor de la frente.
"¿Ahora me ignoras, mi amor?", preguntó él, y sacó la silla vacía junto a ella, y se sentó.
"¿Esa silla se ha movido sola?", gritó un chico desde el otro lado de la clase.
"¡No, he sido yo!" se apresuró a gritar Paulina.
"Vete...", le susurró a Mark, que le acariciaba la mano.
"¿Por qué?", preguntó él.
"¡Vete!", dijo ella, un poco más fuerte.
"¡No, quiero quedarme aquí contigo!", se rió, y le dio un beso en la mejilla. Ella se apartó, y se puso de pie, por lo que su silla cayó al suelo.
"¡¡¡VETE, VETE, VETE!!!" Gritó, y golpeó su puño contra la mesa.
"Oh, ¿quieres estar sola, amor? Lo entiendo". Mark sonrió, y se levantó. Estaba a punto de besarla, pero ella dio un paso atrás,
"¡¡¡NO!!! ¡¡VETE!!! PIERDETE!!!" gritó ella, y casi sintió lágrimas en sus ojos. Mark sonrió, y se acercó de nuevo a la puerta, para esperar.
" DE UNA VEZ!!!" Gritó ella.
"Está bien, amor..." dijo él, y salió. Paulina intentó controlarse, pero casi no pudo. Miró alrededor de la clase, sólo para ver la enorme cantidad de ojos que la miraban.
"¡¿Qué están mirando?!", gritó, e hizo que todos miraran hacia otro lado. Volvió a levantar su silla del suelo y se sentó. Dejó caer una lágrima, para golpear su libro de matemáticas.

"¡Buenos días!", oyó cantar a la señora Pollen. Nadie le respondió, estaban demasiado asustados por la reacción de Paulina.
"Sra. Pollen, Paulina está llorando..." Dijo Karen, la pequeña friki.
"¿Por qué está llorando Paulina?" La Sra. Pollen le preguntó a Paulina.
"No estoy llorando..." respondió ella, y se quitó la lágrima.
"¿Qué pasa?" preguntó la Sra. Pollen, y puso su mano sobre la de Paulina. Paulina quiso contarle todo, pero no pudo.
"Nada... Estoy bien..." Paulina mintió. La señora Pollen asintió, y se puso de pie.
"¡Bien, clase, hoy tengo una pregunta para ustedes!" sonrió, "¿Alguna vez han tenido un sueño, que parecía tan real, que no podían diferenciar entre la fantasía y la realidad?" preguntó, y se sentó detrás del escritorio. Paulina levantó la mano.
"¿Paulina?" preguntó la Sra. Pollen.
"Uhhmm... A veces tengo esos sueños, yo..." empezó, pero de repente oyó que la puerta se abría. Miró hacia ella y vio entrar a Mark. Miró a la señora Pollen: "Me imagino que...", empezó de nuevo, pero Mark se acercó a ella y se sentó a su lado.
"Hola, amor...", susurró.
"¿Paulina?" preguntó la señora Pollen, preocupada. Paulina sintió la ira dentro de su cabeza.
"Te amo..." Dijo Mark, y le cogió la mano. De repente, Paulina se levantó, y gritó.
"¡¡¡ALÉJATE!!! ¡¡DÉJAME EN PAZ!! ¡¡¡DESAPARECE!!! ¡¡YA NO TE NECESITO!! NO ERES REAL!!!" gimió, y sintió que las lágrimas rodaban por sus mejillas. Mark se levantó, y estuvo a punto de besarla de nuevo, "¡¡¡Y NO ME BESES!!! NO ME TOQUES!!!", gimió, y lo apartó de ella.
"De acuerdo, entonces no te besaré... ¡todavía!" Mark se rió.
"¡¡¡NO!!! ¡¡NO ME BESES NUNCA!!! ¡¡NO ME HABLES!! ¡¡NO ME TOQUES!! NO TE QUIERO!!!" gimió, y dejó que todas sus lágrimas cayeran al suelo. Sabía que todos la miraban, pero no le importaba. Lo único que quería era sacar a Mark de su vida.
"Todo está en tu imaginación, querida..." susurró él.
"¡¡¡NO!!! NO, ¡¡NO ES!! ¡¡¡ERES REAL!!! ¡¡¡ERES DE VERDAD!!! ¡¡TE ODIO, TE ODIO!! ¡¡¡FUERA!!! ¡¡¡¡SAL DE MI VIDA!!!! ¡¡¡AHORA!!!" se dirigió hacia la puerta, mientras tiraba de él con ella, "¡¡¡DÉJAME SOLA, MARK, POR FAVOR!!! TE LO RUEGO!" gritó. Abrió la puerta, y lo echó fuera.
"Te esperaré, aquí fuera, mi amor...", le oyó murmurar. Ella gritó y rompió la puerta. Miró alrededor de la clase y vio que todos la miraban. Intentó explicarse, pero no le salía ni una palabra. Corrió hacia su mochila y la arrancó de la silla. Salió a la puerta y la cerró de golpe.
"Ahí estás..." Dijo Mark, sonriendo. Paulina se apresuró a pasar junto a él y a salir de la escuela. Durante todo el camino a casa, pudo oír los pasos de Mark detrás de ella.

En casa, unas horas más tarde...

"Ha estado tumbada en su habitación, llorando desde que llegó a casa...", oyó decir a su madre al médico, o lo que fuera.
"¿Qué más?", preguntó.
"Ella grita todo tipo de cosas... Como si estuviera hablando con alguien..." oyó a su madre empezar a llorar.
"¿Lo había hecho antes?", preguntó el hombre. Y así continuaron las preguntas, toda la noche.
Paulina sabía que si no se detenía de inmediato, la enviarían lejos - A algún lugar, donde los pisos y las paredes tenían los mismos colores aburridos. Donde todo tipo de personas andaban por ahí, actuando como idiotas. Donde le daban pastillas, drogas, y donde los médicos la controlaban cada hora. La enviarían a un hospital psiquiátrico.
"¿Mark?", le preguntó a Mark, que estaba sentado al lado de su cama.
"¿Sí, amor?", preguntó él, y le agarró la mano.
"Te lo ruego... Me voy a poner muy enferma, si no desapareces... ¿Lo entiendes, Mark?", preguntó ella, abrazando su mano. Sus ojos aún estaban rojos, después de haber llorado durante 5-6 horas.
"¡Lo entiendo, Paulina, pero te quiero mucho!", dijo él, tratando de calmarla.
"Pero Mark... Yo también te quiero, pero tienes que irte unos años... Por mí... ¿Lo harás?", preguntó ella, y se puso en contacto con él.
"De acuerdo... Lo haré..." dijo ella, después de unos minutos de silencio, "¡Pero sólo porque te quiero!" dijo él. Le dio un pequeño beso y salió lentamente de la habitación. Ella volvió a sentir la libertad...

3 meses después, un lugar en Copenhague...

Habían pasado 3 meses desde que se despidió de Mark. Ella no había imaginado que él volviera desde entonces. Tenía demasiado miedo de las consecuencias. Caminaba por las calles de Copenhague, disfrutando del sol y de la gente. Todavía se sentía tan libre como cuando Mark la había dejado.
De repente, su corazón dejó de latir. ¡Justo delante de ella, estaba él! ¡¡Ha vuelto!! ¡MARK! La miró con ojos enormes y sonrió: "¡He vuelto!".
Ella comenzó a correr hacia él, y él abrió sus brazos para abrazarla. Sin embargo, ¡ella comenzó a golpearlo! Ella lloró y gritó: "¡Te odio!"
"¡Yo también te quiero!" respondió él y se rió.
"¡¡¡NOOOO!!!", gritaba, lloraba y chillaba. Mark intentó calmarla, abrazándola, pero ella sólo se resistió.
"¡NOOO!" gimió, y lloró más que nunca. De repente, vio que cuatro chicas venían corriendo contra Mark, gritando que querían autógrafos. Paulina gritó y lloró aún más. No era el Mark imaginario. ¡¡Era el verdadero Mark de Westlife!!

1 mes después, un lugar donde los suelos y las paredes tienen el mismo color...

"¡Es una gran idea!" Paulina se rió, y sonrió a Mark.
"¡Bueno, quiero decirle a todo el mundo que te quiero!" Mark se rió, y la abrazó por el brazo.
"¡Gracias por volver!", dijo ella, y le dio un beso. Él sonrió,
"¡Gracias por querer que vuelva! ¿Seguro que no estás enferma?", le preguntó. Ella negó con la cabeza,
"No... ¡En absoluto!"
"¡Paulina, es hora de tu medicina!", le dijo un médico con una cometa blanca. Ella sonrió: "¡Está bien, doctor! Pero no estoy enferma", sonrió, y tomó las pastillas. Se las tragó, sin beber agua.
"¿Qué le pasa?", le preguntó la enfermera al médico.
"¿Puede ver a Mark de Westlife a su lado?", preguntó el médico. La enfermera sacudió confundida la cabeza.
"Bueno, ella puede...", dijo el médico, y señaló a Paulina que estaba besando en el aire...

PD: Dedicado a: Todos los fanáticos... ¡¡Sé que es difícil, créanme!!
Volver arriba Ir abajo
 
About A Fan Who Crossed The Line
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
ShNicky Novels :: Apartados :: Mark Feehily-
Cambiar a: