ÍndiceBuscarMiembrosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 A Sligo Tale [Shnicky]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
shyni
Admin
avatar



MensajeTema: A Sligo Tale [Shnicky]   Miér Jul 25, 2018 12:28 pm

Título: A Sligo Tale (Un cuento Sligo)
Autor: Nic
Pairing: Shnicky
Clasificación: PG
Descargo de responsabilidad: Presentarlo bajo cosas imaginarias, pero si encuentras un duende, házmelo saber.
Resumen: Un cuento de hadas sobre encontrar el amor verdadero


Última edición por shyni el Vie Jul 27, 2018 12:18 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
shyni
Admin
avatar



MensajeTema: Re: A Sligo Tale [Shnicky]   Miér Jul 25, 2018 12:43 pm

A Sligo Tale


El Rey suspiró, resignado a la insolencia de su hijo. Habían viajado de condado en condado en busca de una novia, pero todas las muchachas adecuadas que el Rey había encontrado, el joven príncipe se negó. Observó ahora como otra doncella salió de la sala del trono, reducida a las lágrimas por la falta de interés del príncipe.

"Nicholas, hijo, su padre es el duque de Wicklow. Su dote era más ganado de lo que podíamos poner en pastoreo en nuestros campos. Dígame por favor, joven, lo que estaba mal con ella?"

"Sus ojos. Estaban demasiado juntos, un signo de desconfianza, Padre".

El Rey suspiró de nuevo. Las respuestas siempre fueron las mismas: su nariz era demasiado grande, un signo seguro de avaricia, y su cabello era demasiado largo, eso significaba que era vanidosa. Quería que su hijo fuera feliz, pero también sabía la importancia de un matrimonio bien conectado.
Este Nicholas se negó vehementemente. Había dejado perfectamente claro que solo se casaría solo por amor y nada más que amor.

"Padre, mi corazón solo se casará con la persona por la que realmente late".

El Rey no creía esas tonterías, pero sabiendo lo terco que podía ser su hijo, estuvo de acuerdo: Nicholas podría casarse con quien él eligiera siempre que tomara una decisión antes del final del verano. Debían visitar el condado de Sligo, el condado más lejano al norte y el último condado que visitarían. Si Nicholas no encontraba su verdadero amor allí, el Rey tomaría la decisión por él ...

*****

Los Filans habían poseído una vez grandes extensiones de tierra en las estribaciones de la aldea de Sligo, exuberante tierra de cultivo, llena de ricos cultivos. Pero las inundaciones en la zona habían arruinado la cosecha de la familia y para sobrevivir el duro invierno irlandés, vendieron la tierra a cambio de comida y leña para el fuego.

Vivieron una vida humilde, Mae vendiendo su mermelada casera en el mercado de la aldea, Peter haciendo trabajos extraños para la gente del pueblo, haciendo todo lo posible para mantener a sus siete hijos. Pero a medida que pasaba el tiempo, los niños crecieron y comenzaron sus propias familias, todos excepto su hijo menor Shane.

Shane era un chico guapo, con cabello oscuro y ojos que cambiaban de verde a marrón dependiendo de su estado de ánimo, sin embargo, los aldeanos decían que era un tipo extraño. Shane pasó su tiempo hablando con los caballos, haciendo caso omiso de la atención que recibió de muchas de las chicas locales ya que no estaba interesado en el matrimonio. Estaba perfectamente satisfecho de estar solo hasta que encontrara su verdadero amor.

Creía en el amor, profundo, puro y especial, y estaba esperando que la única persona que hiciera su vida completa hiciera cantar a su espíritu. Sus amigos se rieron de él, pero Shane sabía que algún día llegaría su príncipe.

Le gustaba sentarse en el bosque junto al lago y soñar despierto con la vida más allá de Sligo, una vida llena de nobleza y elegancia, viviendo en un castillo con sirvientes que garantizaban que la chimenea nunca estuviera sin leña y la mesa nunca faltara comida. Pero Shane sabía que nada de eso importaba si el amor no existía. Sus padres habían dado un buen ejemplo. Se habían quedado juntos en tiempos difíciles, habían criado una familia e incluso ahora, se miraban unos a otros como si nada más importara.
Más que un príncipe, eso es lo que Shane quería para sí mismo.

Mientras se dirigía a su claro habitual, Shane vio una yegua marrón con ojos llorosos atados a un árbol cercano. Inmediatamente sintió su incomodidad, la cuerda demasiado corta y sin darle oportunidad de moverse, por lo que se dispuso a desatarla, acariciándola con amables palabras y suaves palmadas. Ella era una criatura hermosa y sin duda bien educada y Shane se preguntaba quién la trataría así.
Ordenando a la yegua que se quedara, se aventuró más allá de los árboles y en el claro, y fue allí donde Shane lo vio. Su camisa blanca suelta estaba desatada, su pantalón rodado hasta las rodillas y sus botas abandonadas mientras empapaba sus pies en el agua del Lago.

No vio a Shane acercarse, con los ojos cerrados y la cabeza echada hacia atrás mientras absorbía el calor del sol. Shane se tomó un momento para observar a este extraño, sus ojos vagando a lo largo de la línea de su garganta, luego hasta sus labios carnosos de color rojo. Tenía cabello dorado que brillaba a la luz del sol, dándole una apariencia casi angelical. ¿Era real?

Shane se aclaró la garganta antes de hablar, el ruido alertaba al extraño de que ya no estaba solo. Claros ojos azules lo miraron, sorprendidos pero cuestionando, y Shane se dispuso a hablar. "Disculpe, ¿la yegua de ese olmo le pertenece?"

"Sí, ¿por qué preguntas?"
"La desaté. Ella quería algo de libertad para moverse. Su pierna trasera, a la derecha, necesita volver a soldar".
Al instante, el desconocido se puso de pie y se dispuso a examinar a la yegua. Shane lo siguió a través del claro, viendo cómo el chico rubio controlaba su caballo, claramente preocupado por su dolor.
"Lo siento, no me di cuenta". Hizo una pausa e inclinó la cabeza hacia Shane. "¿Como supiste?"
"He pasado toda mi vida rodeado de caballos. Algunos dicen que tengo buen sentido ..."
"¿Y qué dicen los demás?"
"Que estoy loco y hablo con caballos".
El rubio se echó a reír, una risa gutural de buen humor, mientras alimentaba a la yegua con un cubo de azúcar y se dirigía hacia Shane. "Bueno, gracias ... aunque no sé tu nombre".
"Es Shane. ¿Y tú eres ...?"
"Nicky", sonrió cálidamente, sus ojos azules brillando. "¿Eres de Sligo, Shane?"
"He vivido aquí toda mi vida. Pero tú, tú no eres de aquí, ¿verdad?"
Sacudió la cabeza. "De hecho, solo estoy de visita. Soy de Dublín".
"Nunca he estado en Dublín. ¿Cómo es?" Para Shane sonaba como una tierra lejana, llena de misterio e intriga.
"La ciudad de Dublín se ha vuelto muy concurrida, los comerciantes están en cada esquina, demasiado ansiosos, y sus baratijas no tienen ningún valor. Las montañas son verdaderamente bellas, pero no se comparan con el paisaje de Sligo. Eres muy afortunado de vivir en un entorno tan tranquilo".
Nicky vio como el chico de cabello oscuro asentía pensativamente. "Sí ... tengo que volver a casa, mi madre me está esperando. Lamento haberte molestado ..."

Encontró su mirada fija en la camisa abierta de Nicky, en la ligera capa de pelo que descansaba sobre su pecho, y sintió el sonrojo en sus mejillas. No tenía intención de mirar, pero apartar los ojos era una tarea difícil.
"No me molesta. Me aseguraré de que Nelly sea atendida. Pero Shane, ¿te reunirás conmigo mañana? Me gustaría aprender más sobre caballos. Apenas puedo cabalgar como es".
"Te ayudaré todo lo que pueda. Estaré aquí mañana al mediodía".
"Y estaré esperando".
Shane se fue con una pequeña sonrisa y fue solo cuando ya no pudo verlo vagando por el camino que el corazón de Nicky lentamente volvió a la normalidad.

****

Shane caminó por el bosque familiar, tarareando suavemente para sí mismo mientras Nicky invadía todos sus pensamientos. Incluso sus sueños de la noche anterior estaban llenos de Nicky, toda magia y fuegos artificiales. Se sintió tonto pero su estómago revoloteó solo sabiendo que vería al chico rubio una vez más.

Mientras se acercaba al claro, vio a Nelly masticando la hierba cercana, muy contenta, y cuando llegó al lado de la yegua, acarició el aterciopelado pelaje. Ella era una criatura muy buena, al igual que su dueño ...

"Le gustas." Lo inesperado de la voz ronca hizo que Shane saltara un poco.
"¿Cómo lo sabes?" Él sonrió cuando los ojos azules se encontraron con los suyos.
"Ella me dijo."
"Espero que no hayas esperado mucho".

Nicky negó con la cabeza. Esperaría por siempre para ver esos profundos ojos color avellana de nuevo. Había sido difícil alejarse de sus deberes, su padre quería que se reuniera con las jóvenes elegibles de Sligo, pero Nicky se había mantenido firme.
Solo tenía cinco días antes del final del verano y ahora sentía que el destino estaba de su lado.

"¿Vamos a dar un paseo?"
"No tengo un caballo propio". Shane bajó los ojos y Nicky sintió que su corazón se sacudía.
"Entonces cabalgaremos juntos. Toma las riendas, aguantaré ..."

Sin protestar, Shane subió al caballo y tendió su mano hacia Nicky. Las puntas de sus dedos se tocaron cuando Nicky aceptó el contacto, envolviendo la mano de Shane con la suya. Shane se maravilló de la suavidad de esas manos. Mientras que él estaba encallecido por años de trabajo, Nicky se mantuvo sin defectos, tan suave y celestial ...

Nicky sintió su corazón latir mientras se sentaba detrás de Shane. Estaban tan cerca, las piernas tocándose, sus manos descansando en la espalda de Shane ... Este contacto casi prohibido, sin embargo, encontró sus brazos deslizarse alrededor de la cintura de Shane mientras Nelly comenzaba un lento galope.

"¿Qué haces en Dublín, Nicky?"

Quería decirle la verdad a Shane, pero no deseaba asustarlo. Era obvio que Shane vivía una vida simple, muy lejos de la sociedad en la que Nicky estaba confinado. Quería que fueran iguales y decirle a Shane que era el Príncipe Heredero de Irlanda no auguraba nada bueno.

"Soy un estudiante."
"¿Qué es lo que estudias?"
"Un montón de cosas. Política, leyes, filosofía ..." Nicky quedó satisfecho con su respuesta. Era solo una verdad a medias, pero no era una mentira. En preparación para su papel de príncipe y futuro Rey, había emprendido muchos aprendizajes. "Mi familia quiere que me case y seguir en el negocio de mi padre."
"¿Y que es lo que quieres?"
Shane podía sentir el aliento de Nicky en su oreja, más cálido de lo que cualquier brisa de verano podría llegar a ser. "Quiero ser feliz."

En silencio, continuaron su viaje hasta que Shane encontró su lugar favorito en todos los bosques, una alcoba donde el agua corría por la roca y hacia el pequeño estanque de abajo. Los rayos del sol cayeron sobre el agua, la luz reflejada formando pequeños arco iris. Nicky nunca había visto una vista tan impresionante, pero luego miró a Shane y supo que estaba equivocado.

"La leyenda dice que las hadas y los duendes viven en estos bosques", sonrió Shane y el corazón de Nicky saltó a su nuevo ritmo.
"¿Crees en estos cuentos?"
Shane inclinó la cabeza hacia un lado antes de contestar. "Nunca he visto uno, pero creo que existen, que nos vigilan y nos mantienen a salvo del daño".

Nicky asintió con la cabeza, los ojos fijos en Shane mientras se agachaba junto al estanque y recogía un poco de agua, dejando que el líquido escapara lentamente entre sus dedos. "Está fría ..." Esta vez, mientras recogía más agua, se llevó las manos a los labios y probó el líquido. "Prueba."

Nicky obedeció, llevando sus labios hacia las manos extendidas de Shane, sorbiendo cuidadosamente el agua para que sus labios no se conectaran con la carne de Shane. Pero esa era una tarea imposible y juró que su corazón se detuvo cuando su boca hizo contacto con la palma de Shane por un beso involuntario, pero demasiado breve.
Nicky levantó la cabeza, atreviéndose a encontrar ojos color avellana que mostraban tanto miedo como sorpresa.

"Debería llegar a casa, mi madre me está esperando". Shane repitió sus palabras del día anterior.
Nicky una vez más asintió. "Deberíamos montar cerca de la ciudad entonces."
Shane negó con la cabeza. "No, puedo caminar. No es demasiado lejos".
"¿Vendrás mañana? ¿Por favor?"
"Yo ... lo haré". Shane sabía que no podía rechazar tal oferta. Le gustaba estar cerca de Nicky, le gustaba la forma en que Nicky lo hacía sentir, todo acogedor y tintineante, como si hubiera estado sentado frente a una cálida chimenea en una fría noche de invierno.
"Mañana, junto al olmo, al mediodía nos encontraremos".
"Mañana ..." Shane susurró, mientras Nicky se apartaba de su lado y cabalgaba hacia el bosque con Nelly, dejándolo solo con las hadas y los duendes.

****

"Está decidido, Nicholas, que vayamos a celebrar un baile en la víspera de otoño. Si tu corazón ha hecho su elección, harás el anuncio antes de que el reloj marque la medianoche. Si no se hace ningún anuncio, tu madre y yo elegiremos una pareja adecuada para una de las jóvenes señoritas de Sligo. Mientras ayer descuidabas tus deberes, tu madre y yo nos reunimos con el conde de Tubbercurry y su hija, una chica amable y gentil ... Nicholas, ¿me estás escuchando? "

Nicky volvió la cabeza desde la ventana, encontrando la mirada furiosa de su padre. "Sí, padre, por supuesto. Pero la elección sigue siendo mía hasta el final de verano".

"Sí ..." El Rey aceptó de mala gana.
"Padre, lo que sea que decida, me darás tu apoyo, ¿no es así?"
"¿Por qué preguntas, hijo?"
"Mi elección puede no ser favorable ..."
"Nicholas, tienes mi aprobación. Es tu elección y no puedo interponerme en tu camino".
"Gracias, señor. ¿Puedo irme ahora?"
"Tu madre y yo esperábamos que almorzases con la Duquesa de Ballymote y su hija. Se dice que es una belleza notable ..."
"Debo declinar, padre. Tengo un acuerdo previo".
"¿Con quien?"
Nicky sonrió mientras se imaginaba al chico moreno con quien se iba a encontrar en el bosque. "Lo sabrá a su debido tiempo, padre. Ahora, por favor, discúlpeme".
"Muy bien, Nicholas," suspiró el Rey, su hijo ya estaba dejando la habitación.

****

Shane ya estaba esperando en el claro cuando Nicky apareció y sintió el alivio recorrer su cuerpo. Había estado preocupado de que Nicky no se presentara, de que se daría cuenta de que reunirse con Shane era un gran error, que su tiempo podría ser mejor empleado.

"No tenía intención de llegar tarde, Shane. Perdóname".
"No es ninguna molestia.¿Vamos a montar a la playa? Es decir, si no te importa ..."
"No me importa para nada. Me encantará ver la costa". Nicky le entregó las riendas de Nelly a Shane, observando cómo el muchacho se sentaba a horcajadas sobre la yegua, luciendo tan tranquilo. Le dio su mano a Nicky, ayudándolo a calmarlo mientras se sentaba detrás de Shane una vez más.

Shane maniobró a Nelly por el campo, contándole a Nicky cuentos del mundo antiguo, Nicky escuchando atentamente cada palabra.

"¿Cómo sabes todas estas historias?"
"Leo".
"¿Puedes leer?"
"Mamá me enseñó. Sé que está por encima de mi posición en la vida, pero mamá dijo que podía enseñarme, ayudarme a mejorar. Nuestra biblioteca es lo único que mamá se negó a vender. Tierra, caballos, ganado, todos fueron, pero no los libros. Han estado en su familia por generaciones, ni siquiera los usaría para el fuego. Son preciosos. Me gusta leer sobre tierras lejanas, piratas y tesoros, dragones y caballeros. Me gusta escapar, soñar, para tener libertad ".

El mar apareció a la vista, con el agua áspera, chocando furiosamente contra las rocas.

"¿Sabes lo que hay más allá, Nicky?"
"Creo que quedan muchas tierras por explorar".
"Sí, pero no podría imaginarme viajar tan lejos en un barco".
"Una vez lo hice, fui a Inglaterra".
Nicky podía escuchar el asombro en la voz de Shane. "¿Has estado en Inglaterra?"
"Estaba con mi padre, en viaje de negocios. El barco se movía con las olas, me hizo enfermar"

Shane esperó a que Nicky desmontara y luego lo siguió hasta el borde del acantilado. Era una vista espectacular, mirando hacia abajo en el mar salvaje a continuación.

"¿Cuánto tiempo más estás en Sligo, Nicky?"
"Cuatro días al menos, aunque me gustaría quedarme más tiempo".
"No hay mucho más para ver."
"Shane, no es la vista por la que me quedaría ..."
"Yo ... debo irme ..." Shane comenzó cuando Nicky terminó su frase.
"¿Tu madre te está esperando?"
Shane sonrió tímidamente, mirando hacia abajo a las rocas. "Podemos encontrarnos mañana, si quisieras ..."
"Me gustaria eso, mucho." Nicky levantó suavemente la barbilla de Shane y avanzó, rozando sus labios con la mejilla de Shane ... "Mediodía junto al olmo, como de costumbre".

Shane abrió la boca para hablar, pero descubrió que no tenía palabras. Con un guiño, Nicky se alejó en Nelly y solo entonces Shane levantó su mano hacia su mejilla, capturando el fantasma de los labios de Nicky.

****

"Shane, muchacho, ¿a dónde vas?"
"Hice todas mis tareas, mamá. Volveré por la tarde"
Mae sonrió con cariño al muchacho ansioso frente a ella. Parecía tan feliz, mucho más feliz de lo que parecía en mucho tiempo, y tenía curiosidad sobre la causa de esta felicidad. Ella sabía realmente, sabía que su pequeño niño estaba enamorado, pero no sabía de quien.
"Estaré bien por mi cuenta hoy, Shane. Es un buen día, ve y disfruta".
El joven le tomó la mano y sonrió, sus ojos se arrugaron. "Gracias, mamá. Estaré en casa para la cena".
Y salió por la puerta.

****

Nicky se estremeció cuando se puso de pie bajo el viejo olmo, las nubes ocultaban el sol e indicaban la proximidad del final de verano. La pelota estaría en tres días y luego su decisión sería tomada. Bueno, su decisión ya estaba tomada ... Shane era diferente a cualquiera que hubiera conocido antes, una mezcla de inocencia, honestidad, conocimiento y perfección, y Nicky estaba seguro de que su corazón había encontrado su hogar.
No escuchó los pasos que se acercaban a él, perdidos en sus pensamientos, y se sorprendió cuando dos manos le cubrieron los ojos.

"Adivina..."
"Creo que necesito una pista ..."
"Nicky ..." Shane suspiró mientras dejaba caer sus manos y se ponía delante de Nicky, haciendo reír al chico rubio.
"¿A quién más estaría esperando, Shane?" Con una sonrisa descarada, se movió a través del claro y Shane lo siguió ansiosamente, sentándose al lado de Nicky en el borde del Lough. Se sentaron allí en silencio hasta que Shane sintió la necesidad de hablar.

"Mi familia, no tenemos mucho dinero ..."
"¿Por qué dices eso?" Nicky preguntó levantando una ceja.
"Solo ..." comenzó Shane, tratando de no tartamudear sus palabras. "Tu padre es dueño de un negocio, tienes un caballo, tu ropa ..."
"Mi ropa es de esos comerciantes en Dublín", Nicky terminó la frase. "Shane, el dinero no importa. Pero ¿qué es lo que haces? Nunca me lo dijiste".
"Trabajo en una granja algunas mañanas y ayudo a mi mamá a vender sus mermeladas y artesanías en el pueblo por la tarde, aunque hoy no necesita mi ayuda ..."
Nicky sonrió ante las palabras de Shane y sus implicaciones. "¿Vamos a caminar? Me temo que Nelly está cansada y necesita descansar".
"Sí", Shane le devolvió la sonrisa y se acercó a Nelly, observando a la yegua mientras mordisqueaba el suelo del bosque. "¿Por qué el nombre de Nelly?"
"Era el nombre de mi doncella favorita. Estuvimos muy unidos, ella había estado conmigo desde que nací, solía contarle muchas cosas, cosas que nunca podría decirle a nadie más. Falleció hace cinco años y en ese día, esta yegua nació en nuestros establos. Siento que Nelly todavía está conmigo, que no estoy solo ... "Nicky se pasó una mano por el pelo, el nudo en la garganta creciendo en los recuerdos. Mirando hacia arriba, se encontró con la cara preocupada de Shane y su corazón se aceleró. "No tengo muchos amigos, Shane. Hay pocas personas en las que pueda confiar".
"¿Tienes hermanos y hermanas?"
"Sí, pero mi hermana se ha casado y vive en Inglaterra y la mente de mi hermano está ocupada por la juventud". Shane asintió con la cabeza pero no dijo nada, manteniendo un intenso enfoque en Nicky, haciendo que el rubio se sintiera ligeramente cohibido. "¿Qué es?"
"Tus ojos ... desearía poder hacer desaparecer la tristeza". Extendió una mano y tocó con cautela la mejilla de Nicky, la piel suave y acogedora. Nicky se inclinó sobre el toque antes de tomar la mano de Shane en la suya y colocar un beso ligero como una pluma en su palma.
"Creo que tienes ese poder, Shane".

El otro muchacho se sonrojó, pero mantuvo la mano de Nicky como él los condujo por uno de los muchos caminos sinuosos. Caminaron en un silencio cómodo, a escondidas miradas el uno al otro, sabiendo que una fuerza mayor estaba actuando entre ellos, pero sin atreverse a nombrarlo. Llegaron al final del bosque, a una colina que dominaba el pueblo y las muchas granjas que lo rodeaban.

"Ahí," Shane señaló un punto en la distancia. "Allí está mi casa. Solíamos poseer toda la tierra que la rodeaba, desde las estribaciones hasta el comienzo de esa granja".
"¿Que pasó?"
"Solo era joven, todavía no tenía cuatro años, y me dijeron que había una inundación, que había arruinado nuestras cosechas y nos había dejado sin ingresos. Pero a medida que crecía, oía cosas de mis hermanos, de la gente de la aldea. Yo sé que mi padre puso dinero para un negocio, pero no funcionó como estaba planeado. El negocio le debía dinero y los hombres en los que mi padre había confiado huyeron de Irlanda, a Italia dicen, y dejaron a mi padre para pagar la deuda. Mi padre se vio obligado a vender nuestras tierras y cultivos a la Corona, necesitábamos el dinero para comida y fuego, para vivir ... No culpo a mi padre. Es un hombre honesto, no un hombre de negocios. Hizo lo que pensaba era lo mejor para mi familia, él siempre lo ha hecho y todavía lo hace. Entonces, si alguien pregunta, fueron las inundaciones ".

"Debe ser dificil..."
"Es para mis hermanos mayores. Recuerdan más que yo. Extraño los caballos. Solo tenemos uno ahora, el caballo de mi padre, e incluso ella es muy vieja. Aprendí a cabalgar sobre ella, pero ella está llegando al final de sus días ".

Nicky asintió solemnemente, su agarre en la mano de Shane se tensó.
"Esta es la mejor vista de la ciudad de Sligo, se puede ver por millas y millas ..." Shane continuó. "Los campos y las colinas y las montañas."
"Sí, todo es muy hermoso ..." Las palabras de Nicky se desvanecieron mientras soltaba lentamente la mano de Shane y se acercaba al muchacho, con la cara apenas a centímetros de distancia. Shane sintió lo que estaba a punto de suceder y cerró los ojos, preparándose para lo inevitable.

Nicky vio como unas pestañas oscuras revoloteaban sobre la piel de porcelana y con el corazón palpitando en su pecho, se inclinó hacia adelante, rozando sus labios contra los de Shane. El beso fue suave y dulce, confirmando su conexión, lo que significa el final de sus búsquedas.
Se habían encontrado por fin el uno al otro.

****

Nicky mantuvo sus ojos fijos en el camino, esperando la llegada de Shane. Él estaría aquí pronto, en su lugar junto al olmo, y entonces Nicky podría abrazarlo y probar el néctar de sus labios una vez más. Habían pasado el resto del día explorando el uno al otro, besos suaves creciendo en confianza, manos atrevidas para tocar partes de la piel descubiertas, y Nicky tenía más planeado para hoy.

Pronto apareció el chico moreno y Nicky corrió por el camino para encontrarse con él, abrazándolo con fuerza para que Shane apenas pudiera respirar.

"Esta es una bienvenida que no esperaba ..." Shane se rió cuando el agarre de Nicky se aflojó.
"Tengo una sorpresa para ti. Ven", Nicky unió sus manos, arrastrando a Shane hacia el claro. Shane fue recibido con la vista de un picnic para dos, un paño extendido sobre el piso y dos copas llenas de vino. "Come, bebe y sé feliz", Nicky le guiñó un ojo, sentándose en un lado de la tela, indicándole a Shane que se sentara frente a él. "Hay pavo asado con salsa de ciruela, pasteles de carne picada dulce, patatas ..."

"Creo que nunca había visto tanta comida ..." declaró Shane, sin saber dónde comenzar en esta fiesta.
"También hay postres, pero me temo que es un secreto". Nicky tomó un sorbo de su vino, su lengua recorrió su labio inferior para atrapar las gotas perdidas, y Shane sintió que su propia sed lo venció.

Hablaban mientras comían, pero la conversación fue de poca importancia. Shane estaba disfrutando de la manera en que Nicky lo miraba, un brillo malicioso creciendo en esos ojos azules. Le gustaba la forma en que le hormigueaba la piel cuando la mano de Nicky acarició accidentalmente la suya cuando ambos cogieron los panecillos. Nicky lo hizo sonreír, hizo que su alma se sintiera ligera. El mundo exterior con su formalidad no importaba cuando estaba con Nicky.
Nada más importaba ...

"¿Vamos a comer el postre ahora?" Pregunto Nicky, sintiendo como su corazón latía más y Shane asentía lentamente. "Cierra los ojos, entonces ..."

Shane hizo lo que le dijeron, los segundos pasaron y parecieron horas hasta que sintió la suave carne presionar contra sus labios. Abrió la boca lentamente, aceptando la dulce fruta antes de abrir los ojos, encontrando la expectante mirada de Nicky.

"¿Te gustan las fresas, Shane?" Preguntó, ofreciendo a Shane otra fruta. Shane asintió de nuevo, mordiendo la fruta, delicioso, exótico y jugoso. Sus sentidos se desviaron, no estaba preparado para el beso de Nicky, el chico rubio deslizó su lengua dentro de la boca de Shane, siguiendo el camino de la fresa.

Los sabores se mezclaron y se volvieron borrosos, y después de unos deliciosos segundos, se separaron, los ojos de Shane se llenaron de absoluta admiración. Tenía la cabeza mareada y, aunque era claramente de día, estaba seguro de haber visto estrellas. Se apoyó en el hombro de Nicky, escuchó el aliento claramente audible del rubio y sintió el rápido subir y bajar de su pecho.

Nicky dejó que sus dedos recorrieran el pelo corto de Shane, disfrutando de este momento, esta cercanía. No sentía nada más que amor por el muchacho que tenía al lado, queriendo darle a Shane el cielo y la tierra y todo lo que había en medio. Y lo haría, se hizo la promesa a sí mismo ahora.

Cuando llegue la medianoche en la víspera de otoño, Shane estaría a su lado y su futuro estaría sellado.

****

Los dos muchachos se sentaron protegidos bajo un dosel de árboles mientras la lluvia comenzaba a caer implacablemente, el cielo gris y furioso, sin ningún signo del sol con sus cálidas sonrisas. El otoño se acercaba y le daba al verano poco tiempo para despedirse.

Shane apoyó su mano en el pecho de Nicky, trazando ociosamente patrones a través de la camisa de algodón con las puntas de sus dedos, Nicky riéndose ante su toque.

"¿Qué es tan gracioso?"
"Hace cosquillas", Nicky le sonrió a Shane. "Por favor continua."

Incluso el cambio de estaciones no pudo reducir el estado de ánimo entre los muchachos. Shane decidió ser audaz, sus dedos jugando con los lazos de la camisa de Nicky, empujando hacia atrás la tela y conectando con la delicada piel, tejiendo a través del escaso cabello. Nicky contuvo la respiración, mirando a Shane por debajo de sus pestañas.

"¿Esto hace cosquillas?" La cabeza de Shane bajó y su boca rozó la suave carne de Nicky. Nicky no tuvo más remedio que gemir en sentido afirmativo, las sensaciones lo hicieron incapaz de hablar cuando Shane se acercó a la curva de su cuello antes de unir sus labios.

"Espero que esta lluvia no continúe mañana ..." Nicky suspiró cuando la boca de Shane se fue.
"El último día de verano ... escuché que el rey está organizando un baile ..."
"¿Vas a ir?"
"Mi familia no ha sido invitada. No es una molestia, debo leer y beber sidra. ¿Vas a ir?"
"Sí, debo hacerlo".
"¿Debes?" Cuestionó Shane, frunciendo el ceño. Nicky miró al suelo, sin saber qué decir. Esta era su oportunidad de decirle a Shane toda la verdad, para ser honesto acerca de quién era en realidad ... "Nicky, ¿hay algo mal?"
"Acabo de recordar que tengo algunos asuntos que atender ..."
"Oh ..." Shane no pudo ocultar su decepción por la repentina necesidad de Nicky de irse. "¿Te veré mañana?"
"Lo harás". Puso un beso en la frente de Shane y luego se levantó rápidamente, sin mirar al confundido chico mientras se alejaba con Nelly.
De repente, Shane sintió el frío del otoño.

****

Shane no pudo describir la sensación creciendo en su estómago cuando llegó al claro. Su madre lo había regañado muchas veces esa mañana por no prestar atención, su mente en un lugar distante y lejano, donde él y Nicky estaban juntos por siempre y para siempre, que cada vez era más largo.

Sabía muy poco sobre Nicky, no lo suficiente como para pintar una imagen completa, y le preocupaba que sintiera tan profundamente por alguien a quien solo había conocido por poco tiempo. Pero era lo que tenía que ser y Shane no podía cuestionar el amor.

Aún así, la sensación en su estómago solo se profundizó ya que no pudo ver a la familiar yegua marrón masticando la hierba junto al olmo. Era pasado el mediodía y Nicky no estaba allí. Estaba seguro de que Nicky no dejaría a Sligo sin decírselo, pero ese pensamiento acechaba en el fondo de su mente: Nicky se había ido y nunca más volvería.

Vagó por el claro, maravillándose de los patrones que creaban las gotas de lluvia al caer al lago, miles y miles de salpicaduras y ondas. Pero entonces algo llamó su atención en el refugio de los árboles ...

El abrigo era de un rico terciopelo, de color oscuro y suave al tacto, las botas eran negras y brillantes, elocuentemente atadas y la invitación estaba cuidadosamente escrita en tinta dorada.

"Es un placer que el rey Nicolás de Irlanda lo invite a una noche de cena y baile en la víspera de otoño. Se celebrará en Egan Manor, las festividades comienzan a las seis y media ..."

Adjunto había una hoja de papel, con un mensaje garabateado apresuradamente en tinta azul.

Querido Shane,

Lamento no haber estado allí para encontrarte. Por favor, ven al baile esta noche y te explicaré. Hay muchas cosas que debo decirte y espero que tus sentimientos por mí no cambien.

Esperaré expectante hasta esta noche.
Todo mi amor,
Nicky xxx


Aturdido, Shane dobló cuidadosamente la nota y se la guardó en el bolsillo, recogiendo la ropa que Nicky le había dejado y dirigiéndose lentamente a su casa, preguntándose qué le depararía la noche.

*****

Nicky estaba junto a su padre y su madre, dando la bienvenida a los invitados mientras se filtraban hacia la mansión. Sonrió e hizo una reverencia y cumplió con sus deberes, pero su corazón estaba inquieto y permanecería así hasta que apareciera Shane. Echaba de menos al chico de Sligo, anhelaba escuchar su voz con textura y su abundante risa, ver sus cálidos ojos marrones, sus ojos verdes llenos de deseo ..

"Anunciando la llegada del Master Shane Filan".

Nicky tragó, su garganta se secó al instante al escuchar las palabras pronunciadas. Shane estaba aquí y en cuestión de segundos sabría la verdad, la vida que Nicky le había ocultado.

Shane parpadeó cuando las brillantes luces del pasillo lo saludaron. Se sentía un poco incómodo, no acostumbrado a tal atuendo formal, y armado con el conocimiento de que iba a ser presentado al Rey. Su madre había pasado la tarde enseñándole la forma correcta de comportarse en torno a la realeza, no queriendo avergonzar a la familia después de recibir una invitación tan privilegiada.

"Master Filan, el rey de Irlanda, Nicholas Byrne segundo"

Shane se inclinó ante el caballero frente a él, recordando solo hablar cuando se le hablaba. El hombre mayor asintió y Shane tragó nerviosamente, sintiéndose completamente fuera de su profundidad. Luego le presentaron a la Reina, dándole a Shane una sonrisa reconfortante, sintiendo la inquietud de los muchachos.

"El Príncipe Heredero de Irlanda, Nicholas Byrne ..."

Esa inquietud creció cuando Shane miró al rubio príncipe y a esos ojos azules.
"Estoy contento de que pudieras hacerlo, Shane ..." Nicky ignoró la sorpresa de sus padres por su familiaridad.
"Gracias amablemente por invitarme". Shane se inclinó de nuevo y sin más interacción, entró al salón de baile. Nicky, su Nicky, era el Príncipe Heredero de Irlanda.

Shane estaba de pie junto a la chimenea, estabilizando sus nervios, mirando alrededor de la habitación abarrotada. Conocía a muchas de las personas presentes, érase una vez que él y Kian, uno de los hijos de Lord Egan y dueño de la Mansión, habían sido buenos amigos, pero las cosas habían cambiado. Shane sentía que no pertenecía a esta gente y Nicky, el Príncipe Nicholas, quienquiera que fuera, debería haberlo sabido más que nadie. Sabía que estaba llamando la atención, escuchó los susurros y aumentó su incomodidad. ¿Lo había invitado Nicky aquí para recordarle lo que nunca podría tener?

"¡Shane Filan! Este es el último lugar donde pensé que te vería", Kian le tendió la mano y Shane la sacudió a regañadientes. No había malicia en la voz de los jóvenes, pero los dos jóvenes que estaban de pie a su lado no eran tan amables.

"Entonces, Shane, ¿has hablado con algún caballo últimamente?"
"Los rumores dicen, que te estabas casando con un caballo y viviendo en ese establo que llamas a una casa".
Ambos se rieron histéricamente, Kian permaneció inerme, sin hacer nada para detener a sus amigos. No había nada que él pudiera hacer, excepto reírse a su lado, buscando su aceptación y Shane lo entendió. Su amistad se olvidó por mucho tiempo y él no tenía lugar aquí.

Con una débil sonrisa, se excusó, caminando con la cabeza en alto. Su mamá siempre le había enseñado eso, nunca les dejes saber lo mucho que duele por dentro, y así no fue hasta que sintió el aire fresco de la noche en su cara que permitió que las lágrimas cayeran.

****

"Nicholas, ¿a dónde vas? La cena se sirve en el salón de banquetes ..."
"No tengo hambre, madre ... necesito encontrar a Shane".

Nicky vio como los invitados abandonaban el salón de baile, buscando en vano a Shane. Sintió el brazo de su madre alrededor de su hombro, su voz suave, llena de comprensión. "Entonces ve a buscarlo. Trataré con tu padre".
Dándole a su madre una sonrisa de agradecimiento, llevó su búsqueda afuera al único lugar en esta grandiosa finca en la que Shane se sentiría cómodo.

Y allí estaba él, en los establos, con la cabeza apoyada en el costado de Nelly, abrazando a la dulce criatura, hablando con ella en voz baja. "¿Por qué no me dijiste?"
"Nunca te hemos mentido, Nelly o yo ..." Nicky respondió, sorprendiéndolo un poco.
"Pero tú eres el Príncipe Heredero de Irlanda. Algún día serás Rey ..."
"Sí y necesitaré un compañero, alguien que me guíe, sea honesto y verdadero, alguien que me ame ... Te necesito a ti, Shane".
"No, no es así. No tengo nada que ofrecerte ... ni siquiera sé cómo debo dirigirme a ti ... ¿Debería inclinarme cada vez que entras a la habitación?"
"Deberías llamarme Nicky y no hay necesidad de inclinarse. No debería haber nada de esta torpeza, Shane. Nunca quise eso. Tú me conoces, me completas. Ofréceme tu amor y eso es más de lo que soy digno "

Shane se alejó de Nelly, sonriéndole a Nicky con ojos llenos de lágrimas. "Nunca me aceptarán, nos aceptarán ..."
Nicky negó con la cabeza. "Mi padre me ha dado hasta esta medianoche para encontrar mi amor ... tengo su palabra, él me ha dado su bendición a quien yo elija. Tú eres esa elección, Shane".
"¿Estás seguro?"

Los brazos de Nicky se doblaron a su alrededor, sus labios susurrando sobre los de Shane. "Mi corazón nunca miente".
Y Shane se sintió seguro cuando la boca de Nicky se presionó contra la de él, a medida que el beso se hacía más profundo, y olvidó todas sus dudas y miedos. Estaba con Nicky ahora, estaba donde pertenecía ...

****

Nicky sabía que la medianoche pronto haría su aparición y él y Shane tuvieron que abandonar la santidad de los establos y regresar a la Mansión. Shane lo miró a través de sus ojos soñolientos.

"¿Tenemos que volver allí, Nicky?"
"Sí", respondió Nicky, sacando un poco de paja del cabello de Shane, enderezando su abrigo. "Yo tengo un anuncio para hacer ... "
Y de la mano, regresaron a la mansión, el sonido de la música y la risa llenaban el salón de baile.

"¿Bailamos?" Nicky sonrió, llevando a Shane a la mitad del piso.
"No se como..."
"Entonces te enseñaré".

Pero no había nada que enseñar, los muchachos se movían juntos al unísono, bailando a su propio ritmo. Ninguno de los dos escuchó los murmullos, ninguno se preocupó realmente. Estas personas podían mirar fijamente, podían pensar lo que les gustara, pero el anuncio de Nicky ya estaba hecho.

Había encontrado su verdadero amor y Shane había encontrado a su príncipe.
Volver arriba Ir abajo
 
A Sligo Tale [Shnicky]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Akasha de Mayfair (Tale of waR, 30mm) // Terminada
» Ef a Tales of Memories! Chihiro
» Akasha de Mayfair (Tale of waR, 30mm)
» Monedas Falsas
» ¿Qué historia te gusta más? (De Six New Adventures).

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
ShNicky Novels :: Novels :: One Shots & Drabbles-
Cambiar a: